Ideal

Yéremi Vargas habría sido quemado sobre un colchón

Yéremi Vargas habría sido quemado sobre un colchón
  • 'El Rubio' dijo a un compañero de celda en Algeciras que "el chiquillo no sufrió, el chiquillo ya llegó muerto". La familia opina que el testimonio del testigo tiene credibilidad

Un preso que compartió celda en la cárcel de Algeciras (Cádiz) con Antonio Ojeda, "El Rubio", el sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas, ha confirmado hoy al juez encargado del caso que este le dio detalles de la muerte del niño, aunque culpando de ella a otra persona.

Este recluso ya había declarado ante la Guardia Civil que en una ocasión había preguntado a "El Rubio" si tenía algo que ver con la desaparición del niño de Vecindario (Gran Canaria), de la que están a punto de cumplirse diez años, a lo que este le respondió: "El chiquillo no sufrió, el chiquillo ya llegó muerto".

Este preso también contó que Ojeda le explicó en ese momento que a Yeremi Vargas lo había matado otro hombre, al que identificó por su apodo (una persona que ni siquiera está imputada en la causa y que ya ha negado tener nada que ver con esos hechos).

Finalmente, le reconoció que él había visto el cadáver y le dio detalles de cómo el hombre al que atribuía el crimen lo había hecho desaparecer, quemándolo sobre un colchón.

El abogado de los padres de Yéremi Vargas, Pedro Sánchez, ha explicado hoy a su salida de los Juzgados de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) que ese recluso ha ratificado al juez por videoconferencia todo lo que manifestó a la Guardia Civil.

"A nuestro juicio, tiene bastantes visos de credibilidad. Creemos que no miente y que, en realidad, confirma que Antonio le contó cosas que sabe de la desaparición de el niño", ha apuntado.

Este letrado subraya que, si bien en ese relato "El Rubio" dice que él no mató a Yéremi, sí aparecen detalles sobre determinadas zonas del sur de Gran Canaria que es improbable que su compañero de celda en Algeciras se haya inventado, porque nunca ha estado allí.

La familia de Yéremi Vargas está ahora pendiente de que el juez autorice, o deniegue, su petición para que se organice un careo entre "El Rubio" y otro preso que compartió celda con él más recientemente, ya en la cárcel de Juan Grande (Gran Canaria).

Ese preso contó hace unas semanas al juez que el día en que a Antonio Ojeda le comunicaron que había sido condenado por una agresión sexual a otro niño, "El Rubio" le habló de la muerte de Yéremi Vargas y le dijo que "tuvo que hacerlo desaparecer".

La nueva etapa que se ha abierto en la instrucción del caso Yéremi desde que la Guardia Civil identificó a "El Rubio" como sospechoso de su homicidio está a punto de concluir.

El lunes, el juez interrogará a unos familiares del niño y, en principio, no tiene previsto tomar más declaraciones, salvo que acepte las nuevas diligencias propuestas por acusación y defensa.

"No podemos caer en el pesimismo. Hay que seguir hasta el final la instrucción y esperar que haya alguna posibilidad de aclarar las circunstancias que rodearon la desaparición del niño", ha manifestado a los periodistas el letrado de la familia.