Ideal

Detenida en Cuenca una mujer por huir con su hijo pendiente de un trasplante urgente de pulmón

La estación del AVE de Cuenca, donde ha sido detenida la mujer.
La estación del AVE de Cuenca, donde ha sido detenida la mujer. / Adif
  • El niño ha sido trasladado al hospital de Málaga de donde su madre se lo había llevado

  • Los agentes han hallado al niño -que sufre graves problemas de salud- con la tez azulada, somnoliento y con dificultades para respirar

La Policía Nacional ha detenido en la estación del AVE de Cuenca a una mujer de origen marroquí, de 22 años, que se había llevado a su hijo, de 4 años, del Hospital Materno-Infantil de Málaga en contra del criterio de los médicos ya que necesitaba un trasplante urgente de pulmón. La mujer huía con destino a Valencia cuando los agentes policiales fueron alertados por el hospital malagueño y por el servicio de seguridad de la estación del AVE de Málaga de que sobre ella pesaba una orden de detención por haberse llevado al pequeño.

Una vez el AVE se detuvo en Cuenca, los agentes hallaron a la mujer con su hijo en brazos. El niño presentaba la tez azulada y tenía serias dificultades para respirar, por lo que fue evacuado rápidamente en una UVI móvil al servicio de urgencias del hospital “Virgen de la Luz” de Cuenca. Horas más tarde, el niño era trasladado al Hospital Materno-Infantil de Málaga donde ha quedado ingresado en planta siendo su estado estable. Para evitar que cualquier otro familiar pueda llevárselo de nuevo, la Policía custodia la puerta de su habitación.

A su madre se le acusa de un presunto delito de omisión del deber de socorro ya que “fue advertida por los responsables médicos del hospital de Málaga de que si el niño no llevaba un tratamiento continuado podría morir en cuestión de horas”, según ha confirmado María Fernández, portavoz de la Policía Nacional.

Por su parte, el Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía está recopilando información sobre el niño en los ámbitos familiar, sanitario y judicial. A este respecto, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, ha declarado que “es una historia muy extraña y tendrán que ser los médicos los que dictaminen sobre el menor”.