Ideal

López Viejo atribuye el éxito de Aguirre a una campaña de imagen «intensa y seria»

Alberto López Viejo, durante su declaración.
Alberto López Viejo, durante su declaración. / Efe
  • El exviceconsejero de la Comunidad de Madrid asegura en el juicio de 'Gürtel' que su papel en la contratación de actos era "residual"

Alberto López Viejo, exviceconsejero de la Comunidad de Madrid, ha asegurado en el juicio por la primera época del 'caso Gürtel' (1999-2005) que "aprendió de Esperanza Aguirre a ser una persona muy exigente" y que, por ello, en el año 2003, coincidiendo con las elecciones autonómicas, le hicieron una campaña de imagen "intensa, importante, rigurosa y seria" gracias a la cual obtuvieron el "mejor resultado electoral, más del 53% de los votos", que ha tenido jamás un presidente autonómio madrileño.

López Viejo, a quien piden 46 años de prisión por su presunta connivencia con la trama 'Gürtel' desde su condición política, ha subrayado que nunca ha dado explicaciones en la Asamblea de Madrid, ni la entonces presidenta Esperanza Aguirre ni a ningún responsable regional se las ha pedido, por el tema de la contratación. Sí que ha mencionado que los grupos de la oposición tenían una cierta "preocupación" por los gastos destinados a la mejora de la imagen de Aguirre. Servicios que dieron empresas del llamado Grupo Correa.

Sobre su responsabilidad en la adjudicación de actos y servicios, López Viejo ha destacado que su papel era "residual" y que "nunca" dio instrucciones de ningún tipo sobre esta materia a los funcionarios. Asimismo, ha recordado la responsabilidad de los técnicos en la supervisión de los contratos. "Ni me ocupaba ni me preocupaba por los temas de contratación. Quien tenía que velar por la legalidad de éstos eran los secretarios generales técnicos y los interventores" de cada consejería, ha añadido.

La fiscal Concepción Sabadell, con quien ayer mantuvo una dura batalla dialéctica, le preguntó si alguna vez ha intercedido por alguna empresa para facilitar el pago de los actos o si ha dado orden a algún funcionario, circunstancia que López Viejo ha negado tajantemente.

En este sentido, el acusado ha afirmado que no le "extrañaría" que si hubo alguna demora en el pago de factura de eventos tanto él como su asesor, Pedro Rodríguez Pendás, trataron de enterarse para "aclarar" el asunto. La respuesta vino después de que la fiscal mostrara en la sala una carta escrita por la encargada de facturar en las empresas de Correa, Alicia Mínguez, dirigida a López Viejo quejándose de que las distintas consejerías no querían responsabilizarse de los pagos.

Cumbre Flamenca

Otro de los actos que han salido a relucir en la sesión de este jueves ha sido el de la Cumbre Flamenca de 2005 que fue organizado por el Metro de Madrid y del que hay documentación firmada por López Viejo. Sobre esto, el exviceconsejero de Presidencia ha dicho que era un "acto institucional" de la empresa de transportes en el que participó Aguirre y ha explicado que sólo envió una misiva personal con una "especie" de memoria justificativa explicando a la nueva directora de comunicación cómo se desarrolló el evento, ya que ella no estaba en dicho cargo en el momento de la celebración.

Para dar prueba de ello, ha mostrado una foto de dicho acto y ha reprochado que ni "la Policía ni la Fiscalía" hayan comprobado esto que se puede encontrar en Internet. Si dio la orden era porque la directora de comunicación no era funcionaria, sino cargo de libre disposición, ha argumentado.

Entre otras cuestiones, el abogado del Estado le ha cuestionado de dónde sacó el dinero para amortizar diversos préstamos con los que adquirió inmuebles en Madrid y Calpe (Alicante), así como un barco. Tampoco ha aclarado por qué no informó a las autoridades suizas de su condición de cargo público.