Ideal

Los diputados se quedan sin dietas de viaje y tendrán que justificar los gastos

Varios diputados asisten a una sesión del Congreso.
Varios diputados asisten a una sesión del Congreso. / Sergio Barrenechea (EFE)
  • Recibían 150 euros diarios en los viajes oficiales al extranjero y 120 en los traslados por España

La Mesa del Congreso ha acordado suprimir la dieta de 150 euros diarios que cobraban los diputados en sus viajes oficiales al extranjero y de 120 euros en territorio nacional, gastos de manutención que ahora deberán justificar mediante las correspondientes facturas. El Portal de la Transparencia del Congreso publica ese cambio en el régimen económico de los diputados, aprobado por unanimidad en la Mesa de la Cámara del pasado 11 de enero a propuesta de la presidenta, Ana Pastor, según han informado fuentes parlamentarias.

Según el nuevo acuerdo, se sustituye el sistema de dietas -150 euros por día en desplazamientos al extranjero y 120 euros diarios para viajes dentro del territorio nacional- señala el Congreso, "por el reintegro de los gastos efectivamente producidos y debidamente justificados". Una vez que el diputado presente las facturas por los gastos en los que ha incurrido durante ese viaje y autorizado previamente por la Cámara, le será abonado por el Congreso.

No obstante, el acuerdo no fija un máximo de gastos diarios de manutención que cada diputado puede pasar al Congreso. Ciudadanos pedirá este jueves en la reunión de la Mesa un límite de 150 euros al día, idéntico a la dieta que había hasta ahora, aunque deberán justificarse esos gastos con facturas.

Fuentes de Ciudadanos han explicado a EFE que la propuesta la expondrá el vicepresidente primero del Congreso, Ignacio Prendes, quien confía en que el resto de los grupos no pongan objeciones. Se trata de dejar perfectamente clarificado el límite de gastos para evitar posteriores interpretaciones o abusos.

La supresión de las dietas no modifica el sistema vigente para el pago de los billetes de avión o de alojamiento que se generan en este tipo de viajes en delegaciones oficiales y que seguirán siendo costeados y gestionados íntegramente por la Cámara.

Desde el pasado 20 de septiembre, la Mesa autoriza todos los viajes de carácter oficial que los diputados hacen al extranjero, incluidos los desplazamientos a los organismos internacionales, que hasta entonces se llevaban a cabo sin un control demasiado exhaustivo. Salvo en el caso de las delegaciones permanentes, todas las solicitudes de autorización de viaje se dirigen a la Mesa "con una motivación del viaje y presupuesto" y es este órgano el que tiene que dar su aprobación a la participación de las delegaciones parlamentarias en actos de organismos internacionales que no tengan un carácter plenario. De esta manera, la Mesa ha puesto la lupa en todos los viajes oficiales con el fin de que prime la regla de la "necesidad y racionalidad" en los desplazamientos diplomáticos del Congreso.