Ideal

Libres dos detenidos por yihadismo al ser víctimas de un montaje policial

video

Detención de uno de los falsos yihadistas. / Efe

  • Un mes después de su arresto en Madrid, el juez Pedraz alega que fueron engañados para hacerse unos vídeos con un fusil y el escudo del Daesh

Ni estaban preparando un grave atentado terrorista en Madrid, ni tenían intención de adquirir un fusil de asalto o armas cortas, ni mucho menos promovieron el enaltecimiento de las actividades yihadistas. Los jóvenes Edrissa Ceesay Sanuwo y Samir Sennouni Mouh quedaron este miércoles en libertad después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dictara un auto en el que modificó la situación de prisión al «desvanecerse» los indicios delictivos que pesaban sobre ellos.

El magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción número uno justificó que «los datos que avalaron que los detenidos profesaran la ideología radical yihadista», y por los que fueron detenidos el pasado 29 de diciembre en Madrid, se han evaporado después de que se confirmara que ambos fueron víctimas de los intereses personales de un confidente del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), llamado Manuel Mohamed Rodríguez Mniri, alias 'Lolo' o 'José'.

El auto del juez incluye todas las diligencias practicadas desde que tuvo sospechas de que la operación antiyihadista previa a Nochevieja podría tratarse de un montaje, solo un día después de la detención de Edrissa y Samir, y la resolución de este miércoles con la puesta en libertad de ambos (la única obligación es que faciliten su domicilio y un teléfono para estar localizados).

El auto relata que la Brigada Provincial de Información puso de manifiesto en julio de 2016 que se había tenido conocimiento de que un individuo de origen marroquí tenía contacto con una organización que adquiría armas en Portugal y que habría intermediado para obtener una serie de armas automáticas, entre ellas al menos un fusil de asalto AK-47 (Kalashnikov) junto con armas de fuego cortas.

La intención era dárselas a otro individuo marroquí que estaría vinculado con un grupo de personas que usaría una mezquita en el madrileño barrio de Valdebernardo, donde estarían adoctrinándose y radicalizándose bajo la supervisión de un tal Abdul, que habría sido el supuesto comprador y receptor de esas armas. Abdul se las habría dado a Edrissa y Samir y a un tercero llamado Ismael. Los dos detenidos publicarían en julio en la red social Instagram un vídeo portando un AK-47 y un machete.

Los informes policiales ahora revocados por el juez Pedraz continúan diciendo que en octubre de 2016 se pone en conocimiento de la Brigada Provincial de Información de Madrid que un tal José, quién resultó ser 'Lolo', el confidente policial ahora investigado, contactó con un agente encubierto vía whatsapp, llamado «Código Tango», el 23 de septiembre, para solicitarle un cargador de AK-47. Tras diversas comunicaciones, el agente Tango entregó a José, quien va acompañado de Samir, el citado cargador a cambio de 65 euros.

«Perturbador e inteligente»

Tras ello el confidente envió fotos de los supuestos miembros del grupo portando un AK-47 y un machete con idea de demostrar que eran «serios» y no «maderos». A un contacto posterior asistió acompañado por otro joven y pidieron más armas, una pistola Glock 18 y 20 cajas de munición. Además, enviaron tres vídeos en los que aparecía Samir con un machete y Edrissa con un AK-47, diciendo «vais a morir todos» y «por la gloria de Allah». En un tercero hay un individuo desconocido con la cara tapada y sudadera negra con un Kalashnikov, leyendo en voz alta, sin que se entienda lo que dice y con fondo musical de cánticos al parecer en árabe, para luego aparecer la Puerta del Sol y un escudo del Daesh.

El 27 de diciembre, a instancias de la Brigada Provincial de Información, con informe favorable de la Fiscalía, el juez acordó la entrada y registro en diversos domicilios, entre ellos la cabaña de Valdebernardo usada por el grupo. En ese informe policial, de forma curiosa, no se hizo constar el papel del confidente. Pero tras su detención Samir implicó a éste como artífice e inductor para los vídeos, adquisición y posesión de armas.

El propio confidente, el mismo día en que registraron su casa tras conocerse el montaje, que la Brigada Provincial de Información no le comunicó al juez ni al fiscal, fue a declarar a la Guardia Civil. De su testimonio los agentes concluyeron que «tiene una personalidad perturbadora, inteligente y manipuladora, que colabora con el CNP y que además conocía la operación antiyihadista». Relataron además que acudió a la Guardia Civil tras haber concluido su colaboración con la CNP. El 18 de enero pasado el confidente declaró como investigado ante el juez Pedraz.