Ideal

Los 24.000 alumnos que no aprobaron la PAU en 2016 están exentos de selectividad

Alumnos se examinan de una prueba de acceso a la universidad (archivo).
Alumnos se examinan de una prueba de acceso a la universidad (archivo). / REUTERS
  • Su nota de acceso a la Universidad será la del Bachillerato, lo mismo que ocurrirá con los que este curso logren el título con el currículo antiguo

Los alumnos que el año pasado no lograron aprobar la selectividad, unos 24.000 en toda España, podrán matricularse este curso en un grado de educación superior sin necesidad de presentarse a la nueva evaluación final de Bachillerato, prueba cuya superación sí que será imprescindible para que puedan ir a la Universidad los estudiantes que este año obtengan el título del ciclo educativo según el nuevo currículo de la Lomce.

El Ministerio de Educación introdujo esta medida excepcional en una orden publicada este viernes por el BOE. En sus 59 páginas, detalla de manera definitiva las características, contenido, formato y fechas que tendrá en junio próximo la evaluación final de Bachillerato, que sustituye a la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), utilizada como fórmula y filtro hacia los estudios superiores hasta el curso pasado.

La orden desarrolla y detalla los acuerdos alcanzados hace unos 25 días entre el ministro y sus homólogos autonómicos en la Conferencia Sectorial, que, en sus grandes líneas, quedaron plasmados en un decreto ley, ratificado este semana por el Congreso, que paraliza la implantación de la reválida de Bachillerato y la sustituye por una mera actualización de la PAU adaptada a las asignaturas troncales de la Lomce, implantadas este año ya en el segundo curso del ciclo.

Según indica la orden en su disposición transitoria única, destinada a regular el acceso a la Universidad de los alumnos que iniciaron los estudios de Bachillerato conforme al sistema educativo anterior, el de la LOE socialista, quienes no superon la PAU en 2016 no están obligados a realizar la nueva prueba. La nota con la que podrán acceder a un grado será la que lograron en su título de Bachillerato, es decir, la media aritmética de las asignaturas de los dos cursos del ciclo.

La razón de esta excepción es que, con la implantación este año del nuevo currículo de la Lomce en el segundo curso, los alumnos del modelo anterior se verían obligados a hacer una prueba con asignaturas y temarios que no han estudiado.

Por este motivo, gozarán de la misma exención –tampoco tendrán que realizar la evaluación final de Bachillerato para acceder a la Universidad– los estudiantes que en junio logren el título de la etapa pero cursado con el currículo anterior. Es decir, los que aprueben las asignaturas del Bachillerato antiguo que les quedaron pendientes de cursos anteriores.

Lo que no está claro en la redacción final es si esta situación «transitoria» se agotará este curso o si se mantendrá alguno más para los estudiantes de Bachillerato LOE que no logren superar todas las asignaturas pendientes tampoco en 2017. El último borrador de orden sí que decía que la exención de la nueva prueba de selectividad para los estudiantes de segundo con materias de LOE era un beneficio que se otorgaba «excepcionalmente» en este curso, y nada más, pero en el texto definitivo publicado en el BOE esta precisión ha desaparecido.

El resto de alumnos que apruebe segundo de Bachillerato, la mayoría, deberá realizar la nueva selectividad si quiere matricularse en un grado. Superarán la prueba con una nota media de 4 y podrán ir a la Universidad si obtienen al menos un 5 al hacer la media de los cuatro exámenes obligados de selectividad –que pesarán un 40%– y de las calificaciones del ciclo, que cuentan el 60%.