Ideal

'Pablistas' y 'errejonistas' trasladan su guerra interna a las redes sociales

vídeo

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. / Efe I Atlas

  • Las corrientes de Podemos se enzarzan en Navidad después de que los afines a Iglesias lanzasen una campaña contra Errejón por dividir al partido

Las familias de Podemos no encuentran la forma de firmar una tregua, por pequeña que sea, ni siquiera por Navidad. La semana pasada los ‘errejonistas’ confirmaron su fortaleza interna al recabar hasta un 39% de los votos en la consulta que fijó las reglas de la Asamblea Ciudadana de febrero. Perdieron la votación por dos puntos, pero dejaron claro que cuentan con apoyos suficientes para dar la batalla en Vistalegre II. La repuesta de los partidarios de Pablo Iglesias fue lanzar en Nochebuena una campaña a través de las redes sociales para reprochar a Íñigo Errejón el haber dividido el partido con su rebelión contra el secretario general.

La iniciativa, cuyo hashtages es #ÍñigoAsíNo, cobró relevancia tras recabar el apoyo explícito de varios dirigentes de la formación muy próximos a Iglesias. El líder se ha mantenido en silencio, pero figuras como Pablo Echenique la han apoyado públicamente, algo que ha levantado ampollas en las filas ‘errejonistas’. "Sabes que me gustan mucho tus ideas, pero la dinámica de fracción, familias y cuotas es vieja y divide Podemos. Compa, así no". Esta fue la forma en que Echenique felicitó a Errejón la Navidad .

El barón aragonés rectificó al día siguiente, aunque solo de forma parcial. Así, afirmó que se siente próximo a muchos de los planteamientos del secretario político pero justificó el haberse sumado a la campaña en que "para evitar que Vistalegre II sea una batalla campal se deben aceptar y respetar los resultados de las consultas internas". Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, pidió al secretario político "no enfangar" el debate mientras que Rafa Mayoral, otro referente del ‘pablismo’, advirtió de que "un debate fraterno necesita respetar las decisiones democráticas y la autonomía de los territorios".

«Dejar de enredar»

A la polémica se sumó este lunes Juan Carlos Monedero. El coofundador de Podemos se ha convertido en azote de los ‘errejonistas’, a los que acusa de deslealtad por su rebelión contra Iglesias. A lo largo de los últimos días Monedero ha instado a Errejón a plegarse ante el secretario general o a dar el paso de disputarle el liderazgo de Podemos. Y, al igual que Echenique, recrimina a los críticos no saber encajar derrotas como la que sufrieron la semana pasada o la de Rita Maestre en las primarias por el control de la Comunidad de Madrid.

"En política se gana y se pierde y eso es válido para todos y todas", escribió Monedero en su blog. El profesor de Ciencia Política, fiel a su estilo directo, afirmó que "toca hablar más, dialogar más y enredar menos". Si Pablo Iglesias reconoció el viernes que "en las dos últimas semanas el partido ha dado la peor imagen de su historia", Monedero lamentó que "Podemos ha dejado de pensar en grande y de interesar a mucha gente".

La respuesta de la corriente afín al secretario político llegó por parte de Maestre. En declaraciones a la Cadena Ser, la portavoz del Ayuntamiento de Madrid consideró "un error grave del entorno del secretario general" el lanzar "una campaña de desprestigio". Respecto a Echenique, cree que el algo "impropio" de un secretario de Organización participar en una acción de este tipo.

Iglesias mantiene en público su voluntad de integrar a todas las sensibilidades internas en la futura ejecutiva. No obstante, la brecha entre ‘pablistas’ y ‘ errejonistas’ se hace cada día más profunda como demuestran los reproches que día tras días se cruzan cada una de las dos familias. Mientras los dirigentes de Podemos se muestran incapaces de rebajar la tensión, la militancia se ve empujada a tomar partido por uno u otro bando, como quedó demostrado el día de Navidad en las redes sociales entre quienes acusaron a Errejón de llevar a Podemos al cisma y los que creen que Iglesias busca marginar a la única figura capaz de plantarle cara a nivel interno.