Ideal

Forcadell: «La democracia está en juego»

vídeo

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell (c), acompañada por miembros del gobierno catalán. / Efe

  • La presidenta de la Cámara catalana no contempla su inhabilitación: "Sería un ataque tan grave que es inconcebible"

  • El independentismo advierte de que no acatará una eventual condena de la presidenta de la Cámara catalana

  • La idea de la independencia de Catalunya no es un delito, no es un pecado; es simplemente una idea pacífica", recalca Mas.

La presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, ha asegurado esta mañana, tras comparecer ante el TSJC, que se mantendrá firme en su cargo y que no contempla de ninguna manera su inhabilitación. "Sería un ataque tan grave, que es inconcebible", ha asegurado desde su despacho en la Cámara catalana. "Los presidentes de los parlamentos los ponen los diputados tras la celebración de unas elecciones, de ninguna manera más", ha advertido, sin llegar a concretar cuál será su reacción en caso de condena, aunque en otras ocasiones había insinuado que no acatará la inhabilitación.

Forcadell ha avisado que la democracia está en peligro en el Estado español y que se están produciendo "ataques antidemocráticos" que no son propios del siglo XXI. "Lo que está en juego es la democracia, no el futuro político de una persona; no se ataca a la presidenta de la Cámara, se ataca a la institución y a su esencia: el debate y la palabra", ha aseverado. Según Forcadell, "no se puede perseguir el debate de las ideas por la vía penal".

La expresidenta de la Cámara catalana ha defendido su actuación y ha señalado que volvería a permitir el debate y votación de las conclusiones de la comisión del proceso constituyente, pues a su juicio "ningún tribunal puede impedir que en el parlamento se debata sobre independencia". "En defensa de la libertad de expresión se ha de poder hablar de todo", según Forcadell, que ha insistido en que su actuación fue "correcta" y legal". "Ningún tribunal puede pedir a la presidenta y a la mesa que actúe como un órgano censor", se ha justificado. "Cuando los tribunales digan sobre lo que se puede hablar o no, la democracia habrá perdido. Si abrimos la puerta a la censura, ya no la podremos cerrar", ha rematado. Forcadell ha acusado al Estado español de usar los tribunales "para impedir los debates" y para "coartar la libertad".

La presidenta de la Cámara catalana ha revelado que ante la jueza del TSJC ha defendido la "inviolabilidad parlamentaria", como garantía de libertad de expresión, para que todos los diputados puedan expresar su libertad de opinión y no se les pueda procesar por defender sus ideas".

En una jornada de máxima exaltación nacionalista y de fuerte carga simbólica, el independentismo ha recuperado la unidad después de una semana de fuertes discrepancias entre el Ejecutivo catalán y la CUP por la detención por parte de los Mossos de los activistas de la izquierda radical que habían quemado fotos del Rey. Las imágenes ante el TSJC han recordado a las que se produjeron el 15 de octubre de 2015, cuando quien acudió a declarar fue Artur Mas.

La comitiva soberanista se ha reunido sobre las 8.30 de la mañana en la Cámara catalana, desde donde han esperado a que Forcadell saliera del despacho para marchar todos juntos hasta el TSJC, a unos 300 metros del Parlamento catalán. Allí varios miles de catalanes se han concentrado, al grito de "independencia" y "votaremos". El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha presidido la manifestación, pero no ha llegado hasta el TSJC, sino que se ha apartado de la comitiva a mitad de camino, como ya hizo Mas cuando declararon Joana Ortega e Irene Rigau.

"Cuanto más nos provocan, más fuertes somos", ha afimado Xavier Trias, del PDECAT, que ha advertido de que si Forcadell es inhabilitada, el independentismo no acatará la condena y desobedecerá la sentencia, manteniendo a la presidenta del Parlamento en su cargo. Su condena será el punto de no retorno, ha avisado Trias.

"Los derechos de cualquier demócrata están en peligro", ha afirmado el vicepresidente, Oriol Junqueras. "Lo que estamos haciendo es defender la democracia", ha asegurado Neus Munté, consejera de la Presidencia de la Generalitat. "Se están vulnerando derechos fundamentales recogidos en la Declaración de Derechos Humanos de la ONU", ha apuntado el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva. "El proceso avanza. La idea de la independencia de Catalunya no es un delito, no es un pecado; es simplemente una idea pacífica", ha rematado Mas.

Preguntado por las diferencias entre JxSí y la CUP en las últimas semanas, Artur Mas ha respondido que "en los momentos en que las cosas han peligrado más en el mundo soberanista, siempre hasta ahora se han encontrado soluciones; a veces, a precios muy altos" -como su propia renuncia a la investidura en favor de Carles Puigdemont-, y ha llamado a dejar de lado los intereses personales y partidistas.

Otro de los que se ha manifestado este viernes ha sido el protavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que ha dicho que el proceso en Cataluña "tiene sólo un eje: democracia sí o democracia no" y ha defendido que la presidenta del Parlament, "respetó un mandato", por lo que "merece una reflexión" que comparezca hoy en un tribunal.