Ideal

Puigdemont responde al Constitucional: «La hoja de ruta se mantiene. Votaremos»

vídeo

Carles Puigdemont. / Alejandro García (Efe) I Atlas

  • El presidente de la Generalitat cree que en España se ha instalado el "populismo constitucional” para negar el voto a los catalanes

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado esta mañana que la decisión adoptada ayer por el Tribunal Constitucional, que suspendió el plan de los independentistas de convocar un referéndum en 2017, no es "ninguna sorpresa", pero en cualquier caso no paraliza nada. "La hoja de ruta se mantiene", ha asegurado, tras reunirse en Barcelona con la presidenta balear, Francina Armengol. Según Puigdemont, un cierto "populismo constitucional" recorre España, para decir que los catalanes no tienen derecho a votar, y si lo hacen no vale para nada, como a su entender ocurrió con el Estatuto de 2016 y con las elecciones catalanes de 2015. "También nos dicen que no tenemos derecho a debatir ni a reunirnos", ha dicho. Puigdemont mantiene la convocatoria de la cumbre sobre el referéndum, a pesar de que es uno de los puntos suspendidos por la resolución del Constitucional. "Votaremos, debatiremos y nos reuniremos", ha advertido. El dirigente nacionalista ha criticado al Estado español por no querer escuchar a Cataluña.

El presidente de la Generaitat ha confirmado además que mañana respaldará a Carme Forcadell en la concentración que se ha organizado frente al TSJC, cuando la presidenta de la Cámara catalana acuda a declarar como imputada. "No es un juicio contra una persona, es contra una institución que representa a la voluntad de todo un pueblo", ha señalado.

El presidente de la Generalitat ha negado que algunos consejeros de su gabinete le hayan pedido que rompa con la CUP y que renuncie al referéndum. "No valoro especulaciones que no tienen fundamento de realidad", ha apuntado sobre la información en este sentido que ha publicado esta mañana La Razón.

A la CUP, mientras, le ha advertido de que la vía de la desobediencia no es la del Gobierno catalán. "Saben las consecuencias que tiene la desobediencia", ha avisado. "Cada uno es responsable de sus actos", ha rematado.