Ideal

«¡Matadlo o me mata él a mí!», el escalofriante relato de un dueño atacado por su propio perro

«¡Matadlo o me mata él a mí!», el escalofriante relato de un dueño atacado por su propio perro
/ Lorenzo Cordero
  • «Tenía dos disparos encima y seguía», afirma el propietario, cuyo animal fue abatido por la Policía Nacional después más de 25 minutos mordiéndolo

Un suceso conmocionó a los vecinos de Cáceres el Viejo la tarde del pasado lunes, según informa el diario HOY. Un joven paseaba con su perro de raza bull terrier cuando éste se abalanzó sobre su dueño para atacarle. La novia de éste y otros vecinos contactaron con los servicios de emergencias solicitando ayuda. Allí se personó una patrulla de la Policía Nacional para llevar a cabo una intervención que se saldó con varios disparos que acabaron con la vida del animal. “¡Matad al perro! ¡Matadlo, que si no me mata él a mí”, gritaba el propietario. Poco después reconoció haber pronunciado esas palabras ya que “era su vida o la mía”.

Unas declaraciones realizadas en exclusivas para el diario extremeño ‘Hoy’. En el encuentro con el periódico, el dueño recordó que el perro había estado “toda la vida” con él y que “nunca había dado un problema”. Tenía nueve años. Sin embargo, aquella tarde pasó algo diferente. “Le gustaba comerse los palos y al hacer caquita se le quedaban enganchados, intentaba quitárselos por sí mismo pero no podía. Fui a coger un plástico, le tiré un poco y fue ahí cuando se dio la vuelta”, manifestó.

Aseguró no haber reñido al animal ni haber impedido una trifulca con otro perro. “Le haría daño, se dio la vuelta y me enganchó el brazo. Mi novia quiso quitármelo de encima pero no me soltaba y no hacía otra cosa que no fuera morderme”, aclaró. Además, el propietario añadió que el perro era macho y que “nunca había atacado a nadie”. Señaló que estuvo 25 minutos hasta que llegó la Policía y nadie se atrevía a acercarse. Tuvo que ser trasladado hasta el hospital donde recibió más de una treintena de puntos de sutura.

“Ya no quería a ese perro. De alguna forma me tendría que deshacer de él. Le han matado y no ha sufrido, pero sería ilógico tener un animal que me ha atacado. Le he querido mucho y cuando llegué a casa se me cayeron las lágrimas, pero luego lo piensas y es que te ha podido matar. Es tu vida o la del perro y… que le den por culo al perro. Es que mordía y seguía. Venía a por mí, a matarme. Tenía dos disparos y seguía mordiendo, hasta que le dieron el tercero. Ya no quiero tener más perros salvo que sea uno de tamaño enano”, concluyó.

Aquí puedes leer el reportaje completo