Ideal

El joven que recibió un brutal puñetazo del portero de un pub en Murcia sigue en la UCI

vídeo

La víctima, Andrés Martínez (primero por la derecha), con sus amigos en un local en la tarde del domingo, poco tiempo antes de la agresión. En el vídeo, el momento del puñetazo. / FOTOGRAFÍA AUTORIZADA POR LA FAMILIA

  • Los médicos darán un nuevo parte sobre su estado de salud a lo largo de la mañana

  • La Policía detuvo este lunes al supuesto agresor, un búlgaro de 40 años, que pese a haber sido captado en un vídeo defiende que no golpeó a nadie

Andrés Martínez se debatía ayer entre la vida y la muerte en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia. El joven, de 28 años y vecino de Alcantarilla, sufre una grave fractura de cráneo a raíz de un único puñetazo que presuntamente le propinó, este domingo, el portero de un local de copas del centro de Murcia. Un golpe brutal y certero que quedó reflejado en el vídeo grabado por una testigo con un teléfono móvil y que conmocionó a la Región. "Cayó muerto al suelo, redondo", clamaba ayer su hermana, Virginia Martínez, con los ojos enrojecidos en la sala de espera del hospital. "No hay derecho a esto", recalcó. "Solo queremos que se haga justicia".

Andrés salió el domingo con un grupo de amigos a celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Decidieron disfrutar del conocido 'tardeo' murciano y visitar algunos bares de copas del entorno de la plaza de las Flores, concretamente el local 609. "Él y un amigo salieron a fumarse un cigarro y Andrés le dio una patada a una botella de plástico que había en la puerta", explicaba su hermana a 'La Verdad'.

Los porteros del local, al parecer, le recriminaron su actitud y, cuando trató de regresar al local con el resto del grupo, según explicó la familia, los guardas les impidieron la entrada al bar. Ambos se marcharon entonces hacia la plaza Santa Isabel, pero los porteros siguieron sus pasos hasta allí. En ese lugar, presuntamente, el ahora detenido le propinó de forma sorpresiva un puñetazo a Andrés que le hizo desplomarse. Su cabeza golpeó con gran fuerza contra el suelo. "Su amigo me dijo que había sido una milésima de segundo", explicaba su hermana. "No lo vieron venir". Pese a que quedó tendido en el suelo, inconsciente, el vídeo capta al agresor y a los otros dos cancerberos que le acompañaban marcharse del lugar sin auxiliarle.

La grabación de un movil, crucial

La grabación que hizo una testigo con su teléfono móvil fue crucial para que un equipo de la Policía Local de Murcia detuviese poco después al presunto agresor y a sus dos compañeros.

El autor de esta violenta agresión es, según informaron fuentes de la Policía Local de Murcia, un búlgaro de 40 años que trabaja como vigilante de seguridad en el local Luminata Bar, en la zona de Centrofama. El pub pertenece al mismo grupo -Temporáneo- que el local 609, donde esa tarde prestaban su servicio, en apariencia, los otros dos arrestados. Uno de ellos es de nacionalidad española y tiene 28 años de edad. El otro es argelino y tiene 41 años. El portero búlgaro, según pudo saber este diario, no se encontraba trabajando esa tarde, pero había acudido al lugar a ver a sus compañeros.

Tras recibir la llamada de alerta de algunos testigos, la Policía Local se desplegó rápidamente por la zona y, tras observar la secuencia captada con el teléfono móvil, acudió al local 609, donde detuvo a los dos vigilantes de seguridad. Según informaron fuentes del Cuerpo, al mostrarle las imágenes, el responsable del negocio identificó al tercer sospechoso, el supuesto autor material del puñetazo, como un guarda del Luminata Bar. Según explicaron las fuentes citadas, le llamó por teléfono para que fuese al local y explicase lo ocurrido a los agentes. Este, sin embargo, no acudió.

Sí se presentó más tarde en la comisaría de San Andrés, donde los agentes estaban redactando las diligencias. Allí aseguró desconocer lo que había pasado y afirmó que él no tenía nada que ver. Pese a ello, fue arrestado de inmediato por la prueba que supone el vídeo. "Se reconoce sin ningún género de duda a esta persona como autor de la agresión", señalaron fuentes policiales.

Tras el arresto de los tres sospechosos, acusados todos ellos de un presunto delito de lesiones, la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación. Los agentes tenían previsto ayer tomar declaración a los detenidos y a testigos de la agresión. Previsiblemente, los sospechosos podrían pasar en la jornada de hoy a disposición judicial. Mientras tanto, Andrés Martínez fue trasladado a la UCI de La Arrixaca, donde al cierre de esta edición continuaba ingresado muy grave y con pronóstico reservado.

Despedirán a los porteros

Desde el Grupo Temporáneo avanzaron ayer que "serán despedidos" los tres porteros que aparecen en el vídeo de la agresión y subrayaron que están colaborando con la investigación policial. "Nuestra principal preocupación ahora es la salud de la persona agredida; deseamos su pronta recuperación". Las mismas fuentes de Temporáneo aclararon que el supuesto agresor "no estaba trabajando" la noche del incidente, sino que "estaba de fiesta", y remarcaron que "se trata de una conducta individual, que evidentemente va en contra de los principios de la empresa".

El presunto agresor, búlgaro, de 40 años, fue contratado hace más de un año en Luminata Bar como portero de acceso. El citado local tiene un aforo inferior a 300 personas, por lo que el portero no tiene que pasar unas pruebas de aptitud psicológica ni contar con formación (ESO o FP) como marca la Ley de Admisión en Espectáculos Públicos.

"Cualquiera puede desempeñar ese puesto: no requiere una titulación, es de un proceso interno de selección", afirma la empresa. No obstante, remarcó que a todos los porteros "se les forma en un protocolo de actuación en situaciones críticas, en el que se incide en la no violencia ni física ni verbal". También detallaron que el ciudadano búlgaro no había dado problemas antes ni tiene antecedentes.