Ideal

Estrechan el cerco: estos son los últimos sospechosos del caso Diana Quer

  • La búsqueda se centra en la comarca de Barbanza, una región de unos 250 kilómetros cuadrados y que añade otros puntos además de A Pobra, Boiro, Taragoña o Rianxo

El equipo mixto conformado por la Policía Judicial y la Unidad Central Operativa (UCO) que encabezan la investigación sobre Diana Quer lleva semanas trabajando con una nómina de sospechosos entre los que destacan entre seis y diez nombres vinculados con la desaparición de la joven, tras comprobar que sus móviles tienen idéntico recorrido al de la desaparecida. Además, se rastrea toda la comarca de la Barbanza coruñesa, un terreno de 250 kilómetros cuadrados de extensión. A los municipios conocidos como A Pobra, lugar donde se vio a la joven por última vez, o Boiro, se suman otros como Padrón, Ribeira o Porto do Son.

La quincena de especialistas que trabajan en el caso Diana Quer están examinando cualquier hipótesis posible para determinar el gran enigma sin resolver: qué pudo suceder con la joven entre las 2 y las 4 de la madrugada.

Esa es la información que publica este martes ‘ABC’. Las sospechas más fundadas hablan de que Diana Quer iba de camino a casa cuando alguien se cruzó con ella a bordo de un vehículo.

También se estudia la posibilidad de que detrás de la desaparición de Diana Quer se encuentren una o más personas, así como el trayecto que pudo seguir ese vehículo. Se otorga credibilidad a que éste se moviera por la autovía que da acceso a Taragoña, pasando por el puente de la ría de Arousa, donde fue arrojado el terminal.

Los datos proporcionados por las antenas de telefonía de Boiro y Taragoña entre las 3 y las 4 de la madrugada, así como los pasos marcados por los investigadores, han conseguido fijar en quince los teléfonos cuyo comportamiento fue idéntico al del teléfono de Diana Quer, localizado en las aguas del río Beluso. También sigue abierta la posibilidad de que los sospechosos no llevasen el teléfono encima para evitar ser descubiertos, lo que explicaría las misteriosas rutas de los presuntos raptores. Aún hay varias vías abiertas.