Ideal

Reconoce que asesinó a su pareja porque ella no quería volver con él

Ciudad de la Justicia de Málaga.
Ciudad de la Justicia de Málaga.
  • Admite que "ejercía violencia" contra la menor y que la castigaba sin comer y la encerraba en el cuarto de baño "para que no viera cómo agredía a su madre"

El hombre acusado de maltratar y asesinar a su expareja en la barriada malagueña de Ciudad Jardín el 29 de julio de 2014 ha reconocido que la apuñaló doce veces ante la negativa de ella de volver con él.

El juicio con jurado popular ha comenzado en la Ciudad de la Justicia de Málaga y durante el mismo el acusado ha reconocido que no sólo maltrataba a su expareja, sino también a la hija de ambos, de 4 años, "para castigar a la madre".

A preguntas de la fiscal, ha reconocido que "ejercía violencia" contra la menor y que la castigaba sin comer y la encerraba en el cuarto de baño "para que no viera cómo agredía a su madre".

"Yo quería retomar la relación", ha manifestado el acusado, quien ha asegurado que el día del crimen cogió un cuchillo solo para asustarla, pero que al final acabó apuñalándola ante la negativa a volver con él.

Ha dicho que no recuerda el número de puñaladas que le asestó ni los detalles, solo que se puso delante de ella, y ha asegurado que tras el crimen intentó ahorcarse en un monte cercano pero no lo consiguió que se arrepiente "todos los días, pero sé que no sirve".

La fiscalía malagueña pide para el procesado, en su escrito provisional, 24 años de prisión por un delito de asesinato y dos de maltrato.

Además, pide la prohibición de acercarse a su hija durante veinticinco años y una indemnización de 200.000 euros por los daños morales para los padres de la fallecida y otra idéntica para la hija de ambos.

"Estamos ante un típico caso de violencia de género", ha dicho la fiscal a los miembros del jurado, y ha lamentado que la libertad de la víctima "le costó la vida".

La acusación pública mantiene que agresor y víctima mantuvieron una relación afectiva durante cinco años, desde 2009 hasta junio de 2014 y la víctima lo había denunciado en 2001 y, posteriormente, días antes de su muerte.

Una vez cesada la convivencia, el acusado se personó el 29 de julio de 2014 en la calle Pintor Ramos Rosas de Málaga capital para retomar la relación, pero ella se negó.

El acusado, "con el inequívoco afán de acabar con su vida", de manera sorpresiva y sin posibilidad de defensa, le asestó doce puñaladas, dos de ellas incisas, una punzante y nueve inciso punzantes, según el escrito fiscal, al que ha tenido acceso Efe.

Todas fueron inferidas en una secuencia muy rápida e inopinada sin posibilidad de defensa y con signos en todas ellas de reacción vital.

Según el equipo multidisciplinar de la Unidad de Valoración Integral de la Violencia de Genero (UVIVG) del Instituto de Medicina Legal (IML), el acusado mantuvo una relación asimétrica con su pareja, condicionada por las imposiciones del mismo sobre ella, extremo que ha reconocido durante el juicio.

Además, según los estudios, es una persona de baja tolerancia a la frustración, lo que hacía obligatorias sus decisiones y determinaba constantes conductas de control que coartaron la autonomía de la mujer.

La víctima llegó a interponer una denuncia contra él por amenazas e injurias, donde aseguraba que le había amenazado de muerte y le advertía de que quería una pistola para matarla, aunque finalmente quedó sobreseída porque ella no declaró.