Ideal

Entidades públicas y privadas han recibido este año 42 ciberataques «críticos»

  • El Centro Criptológico Nacional asegura que el 90% proceden de "otros Gobiernos" y que Defensa y Exteriores son los ministerios más atacados

El Centro Criptológico Nacional (CCN), órgano adscrito al CNI, prevé concluir este año con más de 19.000 ciberincidentes frente a los 18.232 de 2015. De estos ataques a sistemas pertenecientes al sector público y empresas privadas de "interés estratégico" se han notificado 516 de riesgo "muy alto" y 42 "críticos". Esta catalogación se debe a diversos parámetros como el tipo de amenaza, origen, perfil de usuario afectado, número o tipología de sistemas dañados, según los datos proporcionados por el CCN.

Los casos "críticos" son aquellos "con evidencias claras" de que la información interna de estos organismos y empresas ha sido comprometida. El 90% de los ciberataques más peligrosos proceden de "otros Gobiernos" y los dos ministerios más amenazados han sido Defensa y Exteriores. El resto se han producido en empresas de "interés estratégico" que tienen patrimonio tecnológico, industria de Defensa, aeronáutica, bancos o energéticas.

El CCN tiene un servicio de alerta para los incidentes de seguridad de información y gestiona la respuesta a los ciberataques producidos sobre sistemas clasificados de las administraciones públicas y de empresas y organizaciones estratégicas para el país. El ciberespionaje industrial es el fenómeno más preocupante para el centro adscrito al CNI y entre los retos de 2017 será mejorar la seguridad de algunas de las consideradas "infraestructuras críticas" como puertos del Estado, hospitales o estructuras relacionadas con el abastecimiento del agua.

Desde que este servicio del CCN se puso en marcha en 2006 se han elevado de forma considerable el número de incidentes de robo y secuestro de información, los ataques sofisticados con herramientas avanzadas, la suplantación de identidad, el sabotaje o la infección por código dañino distribuido a través de correo electrónico, páginas web o redes sociales. En cualquier caso, desde el centro se ha asegurado que "no se ha robado información sensible" del Gobierno.