Ideal

El Gobierno ofrece a la Generalitat diálogo, entendimiento y consenso dentro del marco constitucional

vídeo

Soraya Sáenz de SAntamaría saluda al nuevo delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. / Foto: Toni Albir (Efe) | Vídeo:

  • Sáenz de Santamaría anuncia un "nuevo tiempo" de relaciones con Cataluña en el que viajará "mucho" a la comunidad catalana para tratar "temas fructíferos"

La vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Presidencia y las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha inaugurado esta mañana un "nuevo tiempo" en las relaciones entre la administración central y Cataluña, después de meses de incomunicación como consecuencia del proceso catalán y cuatro días después de su reunión en privado con Carles Puigdemont en un acto en Barcelona de Fomento del Trabajo, que ha propiciado un cierto deshielo.

Sáenz de Santamaría ha ofrecido en Barcelona "diálogo, entendimiento y consenso" para resolver la llamada carpeta catalana; eso sí, ha remarcado que debe situarse en el "escenario del marco constitucional".

Soraya Sáenz de Santamaría ha presidido el acto de toma de posesión del nuevo delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y ha insistido en que la "filosofía" del Ejecutivo central en relación a Cataluña estará marcada por la "lealtad institucional". La número 2 de la Moncloa ha señalado, ante la presencia del consejero catalán de Asuntos Exteriores y Relaciones Institucionales, Raül Romeva, que la administración central "no buscará en los demás el origen de los problemas" y se ha mostrado dispuesta a buscar acuerdos "lejos de escenarios de radicalidad". Esta casa (la delegación del Gobierno), ha afirmado, estará abierta a todos". "Vendremos mucho", ha anunciado, "para temas muy fructíferos", ha apuntado. A su juicio, Millo está llamado a jugar un papel "clave y crucial" para el "nuevo tiempo" que se abre en las relaciones entre los dos ejecutivos. Millo, ha expresado, debe servir para "traducir", "escuchar" e "interpretar" las reclamaciones catalanas.

El nuevo delegado del Gobierno, por su parte, "ha tendido la mano" a la Generalitat, "siempre con voluntad sincera de diálogo y acuerdo", "sin imposiciones", pero con la "exigencia del máximo respeto a la ley". "Hay que destensionar el clima político", ha apuntado.

"Diálogo, acercamiento y entendimiento" son las herramientas que según Enric Millo necesita la política catalana para que haya un conversaciones "constructivas y leales" para "superar las actitudes excluyentes" con respecto a los sentimientos ideológicos.

Al acto han asistido dirigentes de todas las fuerzas catalanas con representación en el Parlamento autonómico, salvo la CUP, así como la alcaldesa de Barcelona.