Ideal

Quieren prohibir a los médicos atender al mismo paciente en la pública y en la privada

Un médico atiende a una mujer en una consulta de Atención Primaria.
Un médico atiende a una mujer en una consulta de Atención Primaria. / EFE
  • Según el Consejo de Bioética del Servicio Gallego de Salud el tema de los incentivos al profesional es muy controvertido porque pueden "pervertir los intereses de aquellos que pretendan premiar el ahorro sin acompañarlo de una mejor práctica profesional"

Según recoge la guía del Consejo de Bioética del Servicio Gallego de Salud, un médico no puede derivar a su consulta privada a un paciente que haya atendido en la pública. Según este documento, “las autorrecomendaciones son inadmisibles”, por lo que se debe prohibir que un facultativo atienda al mismo paciente en la privada y en la pública, para evitar conflicto de intereses.

Este texto reflexiona sobre la posibilidad de que esta medida no “incentive la eficiencia, si es propuesta a aquellos servicios que no cumplen los criterios establecidos”. Y es que el tema de los incentivos al profesional es muy controvertido porque pueden “ pervertir los intereses de aquellos que pretendan premiar el ahorro sin acompañarlo de una mejor práctica profesional y de un beneficio para el paciente”.

Unos intereses que no sólo se basan en los incentivos económicos. Existen otros, como los basados en especie, como el material, la asistencia a actividades formativas o reconocimientos públicos. Además, los autores de la citada guía advierten de una “presión desproporcionada” sobre los pacientes para que prescriban tratamientos caros e insuficientemente probados.

“Puede haber facultativos que den un trato preferente a personas con enfermedades raras o interesantes susceptibles de ser presentadas en congresos o ser publicadas, o bien se seleccionen a algunos enfermos solo para perfeccionar técnicas quirúrgicas o para introducirlas en la cartera de servicio. Otra posibilidad es la atracción de pacientes para que un servicio se convierta en referencia en una determinada patología, así como el trato preferencial a allegados o conocidos”, dicen desde el consejo de Bioética.

En todos los casos, el organismo recomienda tomar conciencia sobre este asunto e impedir que se actúe en función de los intereses profesionales y personales.