Ideal

El cuñado de una mujer asesinada en enero en Toledo se declara culpable

  • Una prueba de ADN pone en libertad a Francisco Javier Carrión, viudo de la víctima y hermano del ahora detenido, aunque la juez le impone 20.000 euros de fianza por presunta participación

El asesinato a puñaladas de Isabel Laureana Cebrián, de 59 años, el pasado mes de enero en su domicilio de Quintanar de la Orden (Toledo) no deja de ofrecer sorprendentes novedades. La última: la detención este lunes de su cuñado gracias a unas pruebas de ADN realizadas en la casa donde ocurrieron los hechos. Estas mismas pruebas son las que permitieron la puesta en libertad a finales de octubre de Francisco Javier Carrión, viudo de la víctima y hermano del ahora detenido. Pero horas después, el caso daba un nuevo giro: el nuevo acusado confesaba los hechos y se declaraba culpable del asesinato.

Fue el Juzgado de Instrucción número 1 de Quintanar de la Orden el que ordenó la detención de este hombre. Su hermano ingresó en la prisión toledana de Ocaña a los pocos días de la muerte de su propia esposa acusado de haber sido el autor del crimen. Francisco Javier Carrión ha permanecido en esta prisión durante diez meses hasta que una prueba de ADN dio negativo. A pesar de ello, tuvo que pagar una fianza de 20.000 euros pues la jueza titular del juzgado entiende que siguen existiendo indicios racionales para pensar que participó en los hechos.

Tanto su familia como la de la Isabel Laureana han defendido desde el primer momento la inocencia de Francisco Javier y ahora resultará clave el testimonio de su hermano para esclarecer lo ocurrido el pasado 11 de enero. Ese día, Francisco Javier halló el cuerpo apuñalado de su esposa y avisó a la Guardia Civil. Las contradicciones que expresó en su declaración hicieron pensar a la jueza que había matado a Isabel Laureana, una mujer muy conocida en este pueblo pues había sido concejala del PP durante cuatro años e impartía catequesis en una parroquia.