Ideal

El misterio del teléfono de Diana Quer que nadie resuelve

  • Diversas fuentes apuntan a que las autoridades han descartado la posibilidad de que fuese arrojado desde el viaducto que circula sobre la ría de Arousa y refuerzan la hipótesis del interés por destruirlo

Más allá de las hipótesis sobre los sospechosos del caso, continúa la espera para conocer qué información proporcionará el teléfono de Diana Quer. El dispositivo está siendo analizado en el laboratorio de la Unidad de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid donde se trabaja a destajo para poder recuperar datos que puedan esclarecer qué pasos siguió durante la madrugada del 22 de agosto. Se ha conocido que las partes claves del teléfono como la tarjeta SIM se encuentra en buen estado, y recientemente ha trascendido que se intentó destruir antes de lanzarlo a las aguas del río Beluso, y no desde el puente de la AG 11 como se estimó en un principio.

Según informa el ‘Huffington Post’, se ha podido “deducir” que aquella persona que se encargó de arrojar el terminal al agua, previamente había intentado destruirlo. En el momento que fue localizado presentaba un fuerte impacto en la pantalla, además de la hinchazón provocado por el contacto del agua salada con la batería. Testigos señalan que el dispositivo estaba en muy mal estado. De hecho, ya se había asegurado que “se le veían las entrañas”.

Otro factor que refuerza la teoría del destrozo del iPhone 6 de Diana Quer es el hecho de que fuese arrojado a un punto de lodo y agua. Además, ‘La Voz de Galicia’ informa que se ha descartado el hecho de que éste fuese lanzado desde el puente por donde circula la autovía de Barbanza sobre la ría de Arousa.

Según el rotativo gallego, a pesar de que fuese localizado “en las proximidades de sus pilares centrales”, goza de cierta credibilidad la hipótesis que apunta a que la joven fuese vista en el puerto de Taragoña, “en una actitud normal y sin coacciones”. Por ello, se recoge, la joven cruzó el puente para llegar hasta el otro extremo.

Se entiende que el teléfono fue lanzado desde el muelle del municipio o en sus proximidades. El dispositivo pudo planear hasta la zona donde fue localizado posteriormente, un movimiento provocado por la marea que le haría variar su rumbo hacia un punto localizado justo por encima del puerto.