Ideal

Las claves del decisivo Comité Federal

Javier Fernández, y la vocal Ascensión Godoy, en la reunión del Comité Federal.
Javier Fernández, y la vocal Ascensión Godoy, en la reunión del Comité Federal. / Efe
  • El PSOE tiene en su mano desbloquar la legislatura y la formación de gobierno u optar por terceras elecciones

El Comité Federal del PSOE va a concentrar hoy todas las miradas del escenario político al tener en su mano desbloquear la legislatura y la formación de gobierno u optar por terceras elecciones, en vísperas de la ronda de consultas con los partidos que el rey comienza mañana.

Éstas son las principales claves de la que va a ser una de las reuniones de más trascendencia celebradas en democracia por el máximo órgano del PSOE debido a lo que está en juego.

¿Qué se va a decidir?

El Comité Federal, que vendría a ser el 'Parlamento' de los socialistas, tiene que decidir entre facilitar el gobierno a Mariano Rajoy a través de la abstención o reafirmarse en el no, vigente desde la resolución que se aprobó días después de las elecciones del 20 de diciembre.

De lo que determine el PSOE dependerá que el rey proponga de candidato a Rajoy el próximo martes y durante la semana se celebre el debate de investidura.

¿Qué se va a votar?

La intención es someter a votación de los alrededor de 270 delegados una resolución que diga con claridad si se quiere la abstención o el no, como ha anticipado el presidente de la gestora, Javier Fernández.

Algunas voces no descartan que el texto podría ser algo más ambiguo -"¿quieres terceras elecciones, sí o no?"- para que los indecisos se inclinen por la vía que sugiere la abstención.

¿Cuál es el pronóstico?

Casi todas las quinielas dan por hecho que la abstención ganará con cierta holgura, algo que admiten también los partidarios del no.

La votación que hubo en el anterior Comité Federal -132 votos en contra de la estrategia de Pedro Sánchez por 107 a favor- es indicativo de lo que puede suceder hoy.

¿Cómo está el reparto de fuerzas?

Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón y Canarias abanderan el bloque abstencionista, que también secundan figuras de la vieja guardia como Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, Alfonso Guerra o José Blanco.

El bando del no lo componen Cataluña, Baleares, País Vasco, Cantabria, La Rioja y Navarra y exministros como Josep Borrell.

Los delegados de Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Murcia y Asturias están más divididos y los de Galicia prefieren la abstención, aunque sus militantes respaldan el no.

¿Abstención en bloque o técnica?

Si gana la abstención, no está previsto que el Comité Federal precise si será en bloque o técnica -solo de once diputados-, la cual sería suficiente para la investidura de Rajoy.

Javier Fernández, el PSOE andaluz y buena parte del grupo socialista defienden la abstención colectiva, mientras que barones como el castellanomanchego Emiliano García-Page y el valenciano Ximo Puig, además de Eduardo Madina, ven con buenos ojos la parcial como "punto de encuentro" con quienes defienden el no, como el PSC.

¿Votación secreta o pública?

Salvo sorpresa, la votación será por llamamiento, como se hace en una investidura, con lo que se sabrá qué vota cada delegado, aunque toda la reunión se va a desarrollar a puerta cerrada.

Es el método que se ha empleado otras veces en el Comité Federal y el que se aplicó el pasado día 1 para pronunciarse sobre la propuesta de congreso de Pedro Sánchez.

¿El Comité Federal volverá a ser tumultuoso?

Aunque el partido sigue fracturado y no se ha logrado aplacar el malestar de las bases, ambas partes se han conjurado para que el debate sea más sereno y evitar el espectáculo ofrecido hace tres semanas.

No hay convocada ninguna concentración en el exterior de la sede de Ferraz, pero la policía va a reforzar la seguridad por si hubiera protestas.

¿Qué va a hacer Pedro Sánchez?

Desde su dimisión en el convulso Comité Federal del día 1, Sánchez no ha reaparecido en público y se da por hecho que hoy tampoco lo hará.

Por tradición, los ex secretarios generales no suelen acudir a las reuniones del máximo órgano, donde tienen voz, pero no voto. En caso de que gane la abstención, Sánchez tendrá que decidir si acata el mandato, si rompe la disciplina de voto en el Congreso o, incluso, si renuncia al escaño antes de la investidura.