Ideal

Rubalcaba hubiera optado por la abstención al día siguiente de las elecciones

Pedro Sánchez junto a Alfredo Pérez Rubalcaba.
Pedro Sánchez junto a Alfredo Pérez Rubalcaba. / Afp
  • Defiende esta vía al considerar que unas terceras elecciones serían "muy malas para la democracia" y empeoraría los resultados del PSOE

El exsecretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba ha afirmado hoy que si hubiera estado en el lugar de Pedro Sánchez al día siguiente de las elecciones del 26 de junio, habría optado por facilitar la investidura a Mariano Rajoy a través de la abstención al no ser viable un gobierno alternativo.

Rubalcaba ha defendido la vía de la abstención al considerar que unas terceras elecciones serían "muy malas para la democracia y la credibilidad de las instituciones" y empeoraría los resultados del PSOE.

"La abstención no es apoyo. Es desbloquear la política y luego hacer valer tu mayoría parlamentaria para cambiar las políticas de Rajoy. Es lo que hubiera hecho", ha asegurado Rubalcaba en declaraciones en "El programa de Ana Rosa" de Telecinco al referirse a qué hubiera hecho tras los comicios del 26J.

Según el exlíder del PSOE, al no ser posible un gobierno alternativo con Podemos y Ciudadanos y tampoco uno apoyado en los independentistas, había que permitir que gobernara el PP al ser la lista más votada.

Rubalcaba ha opinado que el PSOE "puede hacer cosas" con el actual reparto de escaños, pero "igual dentro de tres meses ya no puede hacer nada" si hay nuevas elecciones.

No habló con Sánchez tras las elecciones

Ha remarcado que el PSOE tiene que poner en valor que es el primer partido de la oposición y que junto a partidos como Podemos y Ciudadanos, están en disposición de revocar algunas de las leyes más controvertidas aplicadas por el PP en los últimos cuatro años.

Rubalcaba ha revelado que no habló con Pedro Sánchez tras las últimas elecciones, pero que "sí sabía lo que pensaba" acerca de su apuesta por la abstención porque habló con algunos de los colaboradores del dimitido secretario general.

Ha comentado que "hace tiempo" que no habla con Sánchez, pero que siempre conversó con él cuando éste lo quiso. "Me pongo al teléfono con todo el mundo que me llama y doy los consejos que me piden. Pero no llamo yo para dar consejos", ha comentado.

Rubalcaba ha admitido que es "dificilísima" la decisión de abstenerse o no y que quienes defienden el voto en contra de Rajoy también tienen argumentos válidos. No obstante, ha advertido: "El que llama traidor a un socialista que discrepa de él, no es socialista".

A pesar de la "muy delicada" situación del PSOE, Rubalcaba ha negado que "el partido esté al borde de la fractura", aunque ha considerado necesario que su próximo congreso lleve a cabo "la reflexión que tiene pendiente".

"Este debate lleva tiempo y debemos aprovecharlo para coser. Nada une más a un partido que discutir lo que se tiene que hacer de manera serena. La mejor manera de cerrar heridas es sentarnos en una mesa", ha recomendado.

Rubalcaba ha mostrado su discrepancia con el plan que tenía Sánchez de celebrar el congreso del PSOE antes de resolver el problema de la formación de gobierno.

Sobre si la presidenta andaluza, Susana Díaz, podría ser la próxima secretaria general, el exlíder del PSOE se ha limitado a responder: "No me corresponde a mí decidirlo".

Rubalcaba ha revelado que tras "pensarlo mucho", no asistirá al Comité Federal del próximo domingo en el que se tiene que decidir la abstención o no a Rajoy.

El exsecretario general ha dicho no tener información de que Sánchez tuviera un pacto con los independentistas para ser investido presidente.

Ha insistido en que no se puede gobernar con quienes quieren "fracturar España", aunque sí ha defendido el diálogo con ellos para buscar una solución al problema de Cataluña.

De hecho, ha opinado que "un PP más débil es mucho mejor para arreglar el problema de Cataluña que un PP fuerte".

"Esta fragmentación del Congreso supone que todos son más débiles y bien utilizada, con inteligencia, nos puede permitir llegar a acuerdos en temas como el de Cataluña", ha confiado.

A pesar de admitir que el PSOE no debería inclinarse por la vía de unas nuevas elecciones, Rubalcaba ha culpado al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de ser el responsable de que no haya un gobierno de cambio en España por su empeño en dar el 'sorpaso'.