Ideal

'La manada' se hizo pasar por guardias civiles en Andalucía para conseguir cocaína

'La manada' se hizo pasar por guardias civiles en Andalucía para conseguir cocaína
  • Así se ha podido conocer tras desvelarse más conversaciones de WhatsApp entre éstos y otros individuos

Se siguen desvelando informaciones acerca del grupo de jóvenes acusados por una supuesta violación a una joven durante la celebración de los Sanfermines meses atrás. El Juzgado de Pozoblanco continúa con las diligencias pertinentes contra los cinco procesados después de conocerse un nuevo caso de agresión sexual a una chica de Pozoblanco. Además, dos de ellos, según se ha podido saber por las conversaciones de WhatsApp, se hacían valer de una placa de guardia civil para “quitar la coca” a otros chavales. Ésta era propiedad del ya exagente Antonio Manuel G.E., destinado en la localidad cordobesa, también procesado.

En el reconocido grupo ‘The Manada’, uno de los acusados, conocido como Prenda, relataba cómo habían sucedido los hechos durante la celebración de las fiestas en un municipio próximo a Pozoblanco como es Torrecampo. De allí partieron con la otra joven de 21 años de la que abusaron en el interior de un vehículo.

Así lo publica el rotativo ‘Noticias de Navarra’, que ha desvelado el sumario recogido por la Policía Foral. Han trascendido los mensajes en la aplicación anteriormente citada donde se hablaba de los preparativos para los días grandes en Pamplona de este pasado verano. “¿Llevamos burundanga? (…) Tengo reinoles tiraditas de precio para las violaciones”, decía Ángel B.F. en el chat. Otro usuario instaba a “buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas, para no cogernos los dedos, porque después queremos violar todos”.

Según las informaciones, tres miembros del grupo contaban con antecedentes penales y policiales por riñas tumultuarias. Son miembros del grupo ultra del Sevilla FC, ‘Biris Norte’. Gracias a los chats, las autoridades tuvieron constancia de lo sucedido tanto en Pamplona como a casi 750 kilómetros de allí, en Pozoblanco.

Agentes de la Policía Foral de Navarra se personaron en el municipio para entrevistarse con la joven de 21 años que se despertó en el vehículo, propiedad del guardia civil del grupo, con el mono y las medias rotas. No recordaba qué había sucedido y no denunció. También fue el exagente quien envió el vídeo al grupo de WhatsApp. José Ángel Prenda Martínez, ‘Carman’, aseguró que su amigo venía “de follarse a la bella durmiente”.

Ese vídeo también fue enviado a otro grupo denominado ‘Peligro’ donde se sucedieron las carcajadas, se hablaba de sustancias como el “cloroformo” y de un supuesto cadáver que podrían “haber tirado al río”. Nunca existió. Ahora, los acusados, que se encuentran en prisión, tendrán que comparecer ante el juez vía Skype y no se descarta que los miembros de ese último grupo de WhatsApp hagan lo propio en próximas fechas.