Ideal

«Estaba en el suelo con sangre, inmóvil y no dejaban de pegarle»

  • María José, la novia de uno de los guardias civiles agredidos, relata el infierno que vivió cuando «entre 30 y 50 personas» la atacaron a ella, a su amiga y a sus parejas, un teniente y un sargento de la Benemérita

La brutal agresión sufrida por dos miembros de la Guardia Civil y sus respectivas parejas en el municipio navarro de Alsasua cuenta con un relato estremecedor. Lo pronuncia María José, una de las afectadas en el incidente acontecido en la madrugada del viernes al sábado en un bar de la localidad. “Nos fueron rodeando y cuando quisimos darnos cuenta estábamos con sesenta brazos encima pegándonos, empujándonos (…) Fue horrible”, narraba el pasado domingo para el programa ‘La Linterna’ de la Cope.

Según recoge ‘ABC’, todavía se encuentra en estado de shock fruto de la situación. A pesar de ello tuvo fuerzas para contar cómo se sucedieron los hechos que señala en torno a las 2.30 y las 3 horas de la madrugada del viernes 14 al sábado 15. “Estábamos tranquilamente bebiendo unas copas pero notábamos que nos miraban mal. Nos tiraron un vaso de chupito, pero no hicimos caso. Decidimos pasar y seguir con lo nuestro hasta que se acercaron un chico y una chica”, asegura.

A partir de ese instante creció la tensión en el establecimiento. Según su versión, el hombre empezó a meterse con los dos guardias civiles, que se encontraban fuera de servicio, y sus dos parejas. Llegó a empujar a María José. Mientras, el teniente y el sargento agredidos pidieron que les dejaran en paz, pero la cosa fue a mayores.

“Nos atacaron entre 30 y 50 personas. Tiraron a Óscar –su pareja- al suelo y le rompieron el tobillo. Se quedó sangrando e inmóvil y a pesar de ello le siguieron pegando. Recibimos golpes fuertes. Mi novio tiene además el labio partido y le espera una larga recuperación”, recuerda.

Sólo la intervención de la Policía Foral evitó que hubiese que lamentar alguna desgracia mayor. Un incidente salvaje para dos miembros de la Benemérita que apenas cuentan con un año de antigüedad en la zona. El teniente lleva aproximadamente unos 365 días, mientras que el sargento apenas cumplía las dos semanas.

Cabe destacar que en Alsasua, uno de los feudos de Bildu, donde fueron brutalmente agredidos estos dos guardias civiles, existen movimientos que piden la expulsión de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra y muestran su rechazo "a la represión". Un municipio donde se celebran actos como el ‘Ospa Eguna’, promovido por varios colectivos de la izquierda independentista, asociadas a la banda terrorista ETA, donde se ha llegado a ridiculizar a las fuerzas militares.