Ideal

Agente de los Mossos
Agente de los Mossos / EFE

Los Mossos niegan tener un fichero de periodistas aunque admiten investigar filtraciones

  • Durante las pesquisas en busca de agentes que filtraron información bajo secreto de sumario a reporteros, Asuntos Internos de la policía autonómica catalana identificó a varios

El director general de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, ha negado este viernes que la policía autonómica catalana disponga de un fichero con datos de periodistas: "Nunca se ha elaborado ni se está elaborando un fichero en este sentido", ha explicado. Y asegura que la identificación de periodistas en una operación en Barcelona en junio se hizo para encontrar a responsables de fugas de información.

En varias respuestas parlamentarias al PSC y C's, Batlle ha admitido que la División de Asuntos Internos identificó a varios periodistas que cubrían una operación policial "al considerar que podrían ser los destinatarios de llamadas telefónicas mediante las cuales se estarían produciendo revelaciones de secretos". El caso se remonta al 29 de junio, cuando varios reporteros seguían un registro en la joyería Rabat de Barcelona durante una operación contra la mafia china, y varios agentes les pidieron el DNI y el número de teléfono, haciendo comprobaciones de que el móvil les sonaba, y les fotografiaron.

Esta actuación de los Mossos generó numerosas críticas entre la profesión, y concretamente del Col·legi de Periodistes y el Sindicat de Periodistes. Batlle ha explicado que llevaron a cabo estas identificaciones después de que la Comisaría General de Investigación Criminal constatara "que se estaban produciendo revelaciones de secretos por parte de funcionarios públicos relativas a investigaciones en curso", por lo que se pidió a Asuntos Internos que identificaran a los agentes que pasaban la información.

Ningún periodista investigado, afirma Batlle

Al detectar la presencia de periodistas en el registro de la joyería, dentro de una investigación bajo secreto de sumario, Asuntos Internos actuó e identificó a los periodistas y, según Batlle, transmitió un oficio al juez competente con información referente a las circunstancias y motivos de la identificación. Según el director de Mossos, "en ningún caso la investigación de las filtraciones ha tenido como objetivo a ningún periodista".

Justifica esta actuación por la "gravedad del hecho que supone la revelación de secretos por parte de funcionario público y las graves consecuencias que se pueden derivar" para los agentes que realizan los registros y para terceras personas. "Ante el carácter extraordinariamente sensible de datos relativos a investigaciones bajo secreto de sumario, se llevó a cabo de forma excepcional las citadas identificaciones ante una situación igualmente excepcional", ha abundado.