Ideal

El misterio de un coche y un teléfono en la desaparición de Diana Quer

  • Los investigadores cruzan datos para establecer qué otro teléfono registró movimientos según los repetidores en las zonas donde también lo hizo el de la joven madrileña

Los repetidores de teléfono y las cámaras de vigilancia de tráfico se antojan como fundamentales para esclarecer qué ha sido de Diana Quer. La señal proporcionada por el dispositivo en Taragoña, municipio de Rianxo, en torno a las 4 de la madrugada, y las cámaras que vigilan la carretera que cubre el trayecto entre A Pobra do Caramuñal, donde se la vio por última vez, son elementos que no están pasando inadvertidos para los investigadores. Un auténtico misterio que se pretende resolver.

Aunque algunas de las fuentes consultadas por ‘La Voz de Galicia’ apuntan a la posibilidad de que la joven no tuviese el teléfono en su poder desde las 2.30 horas más o menos, todas confirman que el dispositivo sí se trasladó entre A Pobra do Caramiñal y Taragoña, unos 20 kilómetros. Uno de los repetidores del último lugar registró una conexión en torno a las 4 de la madrugada. Duró menos de cinco segundos.

Ahora la investigación se centra en conocer si al menos una de las personas que acompañaban a la joven llevaba también móvil y ver qué señales coincidían en hora y lugar con el de la madrileña. Este aspecto tiene la complejidad de que cada teléfono capta señales a través de diferentes repetidores en función de la compañía a la que esté asociado.

Por otra parte, está el coche. Según informa el Faro de Vigo, se están rastreando las imágenes que pudieran establecer una conexión entre los vehículos que circulaban a determinadas horas en A Pobra do Caramuñal y que se trasladaran hasta Taragoña por la autovía que cruza la ría aquel 22 de agosto. Hoy los especialistas cuentan con una infinidad de matrículas por analizar. Se busca uno en concreto que cubriese aquel trayecto de una veintena de kilómetros.