Ideal

De casta le viene al galgo

Paisaje después de la batalla

Trato de buscar un título -y un tema- para este artículo. Paisaje después de la batalla, puede ser un buen título, recogiendo el título de una película polaca y de una de las obras más conocidas de Juan Gotysolo, aunque éste hablaba de paisajes en plural. Vamos a describir como queda el patio después de esa batalla y que van a hacer (o puede preverse que vayan a hacer) los distintos partidos políticos.

Empecemos por el PSOE. Está claro que de momento es un partido en ruinas. Se encuentra en una situación imposible. Por una parte, no quiere que gobierne Rajoy pero por otra si se empeña en impedirlo, puede llevarnos irremisiblemente a terceras elecciones. Tiene que elegir entre dos males. Pero el peor sería que hubiera elecciones porque el daño de la batalla ha sido tan grande , que normalmente bajaría de sus ya bajos 85 diputados por lo que bajo ningún concepto, puede permitirse unas terceras elecciones. Le conviene un gobierno de Rajoy que le permita ser el líder de la oposición durante cuatro años para intentar recomponer los daños sufridos. Así, la Comisión Gestora recomendará la abstención o si esto políticamente no es imaginable, al menos dará libertad de voto, para que algún socialista se abstenga y el PP suba al gobierno (y el PSOE lidere esa oposición)

El PP. Se han callado mucho sus líderes respecto de lo que pasaba en el PSOE pero es obvio que veía el proceso con satisfacción. Ahora tendría tentaciones de ir a unas terceras elecciones, que piensa que le convienen. Pero no puede permitírselo, y Rajoy tendrá que someterse a un nuevo intento de investidura.

Podemos es un partido que tenia un papel esquizofrénico en la crisis del PSOE. Por una parte, quería presentarse como el gran aliado de Pedro Sánchez pero por otra estaba convencido que se lo comía en unas nuevas elecciones. Si hay Gobierno del PP con la abstención de todos o parte del PSOE, tratará de capitalizar eso y de venderle al electorado que Podemos es la única alternativa de izquierdas.

Cuidadanos es el convidado de piedra. No le conviene que haya elecciones. Deberá utilizar su pacto con el PP para intentar una importante regeneración democrática y tratar de hacer una oposición que sea valorada en unas próximas elecciones.

En definitiva, no les conviene que haya terceras elecciones ni a PSOE ni a Ciudadanos. Le convienen mucho a Podemos pero no tiene medios para lograrlas. Y le podrían convenir al PP, pero no puede reconocerlo y tiene que intentar ser investido y formar nuevo gobierno.

Esto es lo que yo veo: habrá gobierno del PP y el PSOE sera el líder de la oposición para intentar recomponerse. Y Ciudadanos debe intentar capitalizar sus logros en la oposición. Si PP, PSOE y Ciudadanos hacen bien su trabajo, el gran perjudicado en unas teóricas elecciones dentro de cuatro años debiera ser Podemos, que volvería a su sitio si los votantes de izquierda vieran en el PSOE la verdadera alternativa al PP.

Pero este articulo no sería completo si no nos refiriéramos más en profundidad a lo que ha hecho Pedro Sánchez. No solo ha obtenido sucesivamente cada vez peores resultados, sino que no ha estado dispuesto nunca a dimitir por ello, lo que habría hecho cualquier dirigente sensato en su situación. No creo que pueda pretender presentarse a las primarias. Ha estado a punto de cargarse al PSOE y eso los militantes no lo debieran olvidar. Ha hecho tanto daño al PSOE que lo mejor es olvidarse de él pero no olvidarse de lo qué ha hecho.

¿Y la experiencia de las primarias? Comprendo que suenan bien, pero la experiencia socialista (los casos Borrell y Sánchez) no es buena. Algún día habrá que hablar de las primarias como institución. Pero esa es otra historia.