Ideal

Pedro Sánchez dimite al perder la votación en el Comité Federal del PSOE

vídeo

Reunión del Comité Federal del PSOE. / Foto: Efe | Vídeo: Marta Jara

  • La mayoría vota en contra (132 votos en contra y 107 a favor) del congreso extraordinario que había pedido el secretario general

  • Sánchez apela a la unidad pero considera que ha sufrido un "cuestionamiento" a sus planteamientos, durante su discurso de renuncia

  • El presidente de Asturias, Javier Fernández, dirigirá la gestora del PSOE

  • El cometido de la junta a corto plazo será decidir si el PSOE se abstiene ante Rajoy

La 'guerra' que se ha vivido estos últimos días en el PSOE ha terminado con la derrota de Pedro Sánchez, que ha cumplido con su palabra y ha dimitido después de haber perdido la votación que se ha registrado en el Comité Federal del partido para la celebración de un congreso extraordinario. En contra de la propuesta de Pedro Sánchez de Congreso y Primarias, votaron un total de 132 miembros del Comité Federal, mientras que a favor de la iniciativa se recogieron 107 votos.

Ahora el partido queda en manos de una gestora que será dirigida por el presidente de Asturias, Javier Fernández, que deberá decidir si facilita o no la abstención de Mariano Rajoy.

Tras el triunfo del sector crítico, el hasta hoy secretario general de los socialistas anunció su decisión ante el máximo órgano, mostrando su "orgullo" por pertenecer al PSOE y apelando a la unidad. Sánchez consideró que ha sufrido un "cuestionamiento" a sus planteamientos y defendió la necesidad de un congreso extraordinario para definir la posición política del PSOE y dar una alternativa a un gobierno del Partido Popular.

El socialista insistió en que debe ser la militancia quien decida esas cuestiones y aseguró, con voz quebrada, que "esta Ejecutiva servirá de manera leal". Concluyó asegurando que "ha sido un honor" ser secretario general del partido durante estos dos últimos años.

En su despedida, Sánchez no ha aclarado si renunciará a su escaño en el Congreso y si optará a las próximas primarias para intentar recuperar las riendas del PSOE.

La gestora que releva a la Ejecutiva saliente la va a dirigir el asturiano Javier Fernández, de 68 años, y que es una de las personas más respetadas del PSOE por su trayectoria en el partido y en el gobierno autonómico, que preside desde mayo de 2012.

El presidente del Principado y secretario general de los socialistas asturianos, Javier Fernández.

El presidente del Principado y secretario general de los socialistas asturianos, Javier Fernández. / Efe

El presidente del Principado ha defendido que hubiera sido positivo un acuerdo entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos para gobernar España, pero al verlo inviable, ha sostenido que las únicas opciones son que el PP siga en el poder al haber sido la lista más votada o ir a unas terceras elecciones.

En los últimos meses, Fernández se ha alejado de la estrategia de Sánchez y se ha alineado con los barones críticos.

Es uno de los dirigentes territoriales que más énfasis ha hecho en que el PSOE no puede gobernar con partidos que defienden un referéndum en Cataluña.

Situación delicada

El cometido de la junta a corto plazo será decidir si el PSOE se abstiene ante Rajoy, como Sánchez les reprochó que harían cuando se desató la rebelión con la dimisión de la mitad de la Ejecutiva el pasado miércoles.

La otra tarea será conducir al partido a un congreso extraordinario para elegir a la nueva dirección y ratificar al secretario general que sea elegido antes en primarias entre la militancia.

Al contrario de lo que quería Sánchez, la asamblea federal se celebrará una vez que se forme gobierno con el fin de atender primero a los problemas del país, antes de los del partido, como han hecho hincapié los críticos en los últimos días.

Es la tercera ocasión en toda la democracia en la que el PSOE queda en manos de una gestora, tras la de 2000, cuando dimitió Joaquín Almunia, y la de 1979, en pleno debate sobre si se retiraba del ideario el término "marxista".

Sin embargo, la situación en la que queda ahora el PSOE es más delicada después del choque de trenes de los últimos días, que ha sumido al partido en un profunda ruptura.

El Comité Federal del PSOE más decisivo que se recuerda se ha desarrollado en un clima de máxima expectación y tensión en la calle, donde los gritos, insultos y proclamas exaltadas se han sucedido durante todo el día.

«Susana felipista, eres una golpista»

Las decenas de simpatizantes del PSOE que abarrotaron la calle Ferraz desde primeras horas de la tarde recibieron con indignación, abucheos y gritos de "golpistas" a los críticos la decisión del ya exsecretario general socialista Pedro Sánchez.

"Traidores", "No tenéis ética" y "Fuera, fuera" han sido las proclamas que más se han escuchado por parte de los militantes y simpatizantes que se han acercado hasta la sede socialista y que, junto con las decenas de periodistas que han estado trabajando todo el día, han seguido el desarrollo de los acontecimientos.

Si durante la mañana la mayoría de simpatizantes que se han acercado a la calle Ferraz eran personas de mediana edad, ya por la tarde el público era más heterogéneo. De hecho, muchos jóvenes de entre 20 y 30 hicieron acto de presencia en las inmediaciones para expresar su rechazo a la maniobra de los socialistas críticos.

Y es que durante toda la jornada apenas se han escuchado gritos a favor de la salida de Sánchez, sino que los simpatizantes que han rodeado la sede de Ferraz han mostrado su apoyo a Sánchez y su rechazo a los críticos, sobre todo a la presidenta andaluza, Susana Díaz, a quien identifican como la responsable de la caída del ya exsecretario general. "Esa Susana, fuera de Madrid", "Susana, felipista, eres una golpista" y "Susana y PP, la misma mierda es".

Los simpatizantes han ido siguiendo el desarrollo del Comité Federal gracias a las redes sociales y a los comentarios de los periodistas que seguían la reunión desde la calle o los bares de la zona. Por tanto, también han seguido así el anuncio de la dimisión de Sánchez así como su declaración posterior.

Tras saberse que los socialistas fieles a Sánchez habían perdido la votación sobre el Congreso extraordinario, los simpatizantes han empezado a corear el nombre de Pedro, que han seguido gritando cuando se han enterado de la dimisión. También han seguido por las redes sociales las primeras palabras de Sánchez como exsecretario general del PSOE, que han aplaudido al unísono.

«Habrá que irse a Podemos»

Incluso, mucha gente siguió el discurso de Sánchez en las televisiones de los bares cercanos a la sede socialista y al terminar aplaudieron, algunos muy emocionados. Un joven ha llegado a decir que, después de lo ocurrido, se va a "borrar" del PSOE y "habrá que irse a Podemos".

Mientras, varias decenas de personas se han ido acercando a la puerta del garaje de la sede socialista, en la misma calle Ferraz, al pensar que algunos de los miembros del Comité Federal podían elegir esa vía para salir. Los pocos coches que han salido han sido recibidos en la calle con gritos de "fuera, fuera".

La presencia de agentes de la Policía Nacional en Ferraz ha sido constante a lo largo de todo el día y se ha ido incrementando a medida que pasaban las horas. Sin embargo, su intervención no ha sido necesaria salvo en las ocasiones en las que los simpatizantes y periodistas se agolpaban a las puertas de la sede. En esos momentos, los agentes han establecido un cordón para que los miembros del Comité Federal pudieran salir.

Pasados unos minutos de las diez de la noche, la calle Ferraz todavía presentaba un ambiente de protesta e indignación, con los simpatizantes aún gritando proclamas y gritos de apoyo a Sánchez, por lo que la Policía Nacional mantenía la calle cortada.

Pero no todos los que se han acercado a Ferraz eran simpatizantes. La larga duración del Comité Federal y el aumento de la tensión alrededor de la sede socialista han atraído a algunos curiosos que sólo observaban lo que ocurría y también a agitadores a los que ya se ha visto en otras protestas contra otros partidos.