Ideal

El proceso soberanista divide las fiestas de Barcelona

El escritor Javier Pérez Andújar, pregonero de las fiestas de Barcelona.
El escritor Javier Pérez Andújar, pregonero de las fiestas de Barcelona. / Toni Garriga (Efe)
  • Los independentistas boicotean el pregón oficial y organizan uno alternativo

Barcelona celebra a partir de este jueves sus fiestas patronales, las de la Mercè, que llegan marcadas por el enfrentamiento entre los independentistas y los que no están a favor de la ruptura con el resto de España.

Corren malos tiempos para la discrepancia en Cataluña y el proceso soberanista lo impregna todo, también las fiestas. Si el año pasado hubo ‘guerra’ de banderas en el balcón del ayuntamiento, cuando ERC colgó una ‘estelada’, acción que fue contrarrestada por el PP, que exhibió una bandera española, este año la polémica viene por el pregón.

La elección del gobierno de Ada Colau de Javier Pérez Andújar como pregonero de las fiestas no ha sentado nada bien en el independentismo, que ha decidido organizar su propio acto alternativo. Los secesionistas acusan al escritor barcelonés Pérez Andújar de cargar contra el proceso y le critican que haya afirmado por ejemplo, que ser español en Cataluña es de pobres o que el independentismo es un movimiento de raíz burguesa. Calificó además una de las manifestaciones de la Diada como un parque temático del independentismo o comparó al secesionismo con los ayatolás de Irán. La tertuliana Pilar Rahola llegó a decir que Pérez Andújar cuando habla o escribe “defeca” sobre el independentismo.

A raíz de su elección para inaugurar las fiestas, se desató toda una caza de brujas contra él (internet y las tertulias echaron humo) y el secesionismo se movilizó para boicotearle: primero para pitar mientras lea su discurso, y en segundo lugar para contraprogramarle con otro pregón. Lo hará el imitador Toni Albà, que trabaja para TV3, y a la misma hora, a las siete de la tarde de este jueves, pero en otro lugar, no en el salón de plenos del ayuntamiento, leerá un manifiesto, vestido de Felipe V y que con toda seguridad no defraudará a la parroquia nacionalista.

Albà es conocido por su militancia secesionista y en el pasado ha dejado algunas perlas como cuando dijo que “España odia a Cataluña como un racista odia a un judío o a un negro” o cuando invitó a todos los catalanes que no promulguen con sus ideas a marcharse. “¿Qué os pasa, españoles?, ¿estáis enfermos?, ¿qué os pasa que odiáis tanto a estos conciudadanos que os pagan la vida, y además una buena vida?, ¿qué os pasa, 'Ibarras', 'Rajoys', 'Aznares’…?, ¿tanto os cuesta libraros de vuestro pasado franquista, dictatorial, señoritista y consquistador?”, dijo en 2009. Las arengas de Albà contarán con presencia institucional. Convergència, ERC y la CUP enviarán concejales tanto al pregón oficial como al independentista, por lo que la división ya es un hecho para el primer día de las fiestas barcelonesas.

Los independentistas cargan contra el pregonero, pero en el fondo cargan también contra Ada Colau, a la que quisieran como aliada del proceso soberanista. Pero la exactivista de la PAH es muy crítica con el independentismo, a pesar de que acudió a la manifestación de la Diada, y el secesionismo la ve ya como su principal rival electoral. A la alcaldesa no le perdonan algunas iniciativas, como que no incluya a Barcelona en la asociación de municipios secesionistas o la decisión de organizar una exposición sobre ‘Franco, Victoria, República, Impunidad y espacio urbano’, donde se expondrán varias esculturas del dictador, en la esplanada del centro cultural del Born, que el independentismo considera una humillación a la memoria de los caídos en 1714. ERC y CDC han criticado además que el equipo municipal intente rebajar la carga identitaria del centro cultural, dándole otros usos.