Ideal

De casta le viene al galgo

El cambio que España necesita

Tenemos un partido político que tiene dificultades para ganar las elecciones o para obtener los votos necesarios para la investidura, ¿qué puede hacer?

Tiene muchos problemas de origen, entre otros muchos:

- Se ha financiado irregularmente

- Ha pagado con dinero B la sede del partido

- Se había rodeado de unos indeseables que tenían organizado un guirigay con los actos del partido

- Los alcaldes de bastiones como Valencia o Granada están inmersos en corrupción, añadámosle también el partido en la comunidad de Madrid

- Un tesorero imputado con 40 millones en Suiza

- Un ministro dimitido por los papeles de Panamá

- Un ex ministro de economía y hacienda, gran líder del partido hasta hace poco, vinculado a todas las conductas corruptas que podamos imaginar

No obstante todo eso, saldremos con el tema de la regeneración y pactaremos con Ciudadanos la siguiente legislatura. Y a otra cosa, mariposa.

Ya está, ya lo tenemos casi todo pero falta algo: podemos nombrar al ministro dimitido para el Banco Mundial, ahora sí.

La verdad es que los méritos parecen insuperables ni con imaginación pero lo han conseguido. Mira que hay gente válida como Cospedal o Soraya o algún otro pero se han esmerado en conseguir la cuadratura del circulo.

Lo peor es que la regeneración democrática es esencial en la nueva etapa y hay que pactar incluso con Ciudadanos la finalización de esta etapa más que dudosa.

Y a los dos minutos de la fallida investidura, nombran o proponen a Soria, el ministro dimitido por corrupción, para el Banco Mundial. Es que no tienen sensibilidad ninguna o es que no se den cuenta del riesgo reputaciónal de determinadas decisiones. Cualquiera se daría cuenta de que no se puede nombrar a un ministro dimitido por corrupción y menos aún si hay que mandar un mensaje de limpieza y transparencia.

Así las cosas, no vale con echar la culpa a Guindos, que a lo mejor la tiene. No vale tampoco con que Soria renuncie. El problema está en el liderazgo de Rajoy. Tiene que dimitir ya. Tiene que ser sustituido por otro líder de la derecha porque hay que presentar un líder ilusionante al que votar sin taparse la nariz.

No sé quién sería ese líder. Lo único que tengo claro es que no es Rajoy. Podría ser Cristina Cifuentes, de la que se dice que no tiene mucho que ver con el partido histórico. Se ha declarado republicana y es un poco más moderna que el resto del partido. Pues por eso, más a su favor. rompamos con una tradición que se ha demostrado podrida. Encontremos un líder de la derecha que no tenga nada que ver con el pasado y que pueda representar de verdad el cambio para muchos. Ese cambio no es necesariamente un cambio de partido. Los partidos de izquierda ya nos han arruinado varias veces. Lo que España necesita es un cambio en el partido.

El Partido Popular necesita mandar un mensaje claro de cómo es su compromiso con la regeneración democrática. Ya no basta con que Rajoy se comprometa ahora a esa regeneración democrática. No es creíble. Si después de lo que ha llovido, era capaz de nombrar a Soria, está claro que es capaz de cualquier cosa. Lo que se necesita es que haya un tercero que asuma ese compromiso y que no pueda ser vinculado con ningún comportamiento dudoso. Como he dicho antes, más que un cambio de partido lo que necesitamos es un cambio en el partido.

Ya hemos demostrado que somos capaces de hacer desaparecer por completo a los partidos: lo hicimos con UCD y al paso que vamos lo haremos con el PSOE. Si El PP no rectifica, lo haremos también con el PP, convirtiendo a Ciudadanos en el partido de la derecha. Las próximas elecciones están cerca. Es la última oportunidad.