Ideal

El Govern mantiene la puerta abierta al referéndum unilateral que reclama la CUP

vídeo

Carles Puigdemont, durante los actos de la Diada. / Foto: Josep Lago (Afp) | Vídeo: Europa Press

  • La Generalitat se da margen hasta el verano de 2017 para decidir si, para culminar el proceso soberanista, opta por esa vía o por unas elecciones planteadas como si fueran "constituyentes"

El Govern se da margen hasta verano de 2017 para decidir si, para culminar el proceso soberanista, convoca un referéndum unilateral de independencia u opta por unas elecciones planteadas como si fueran "constituyentes".

Tras la reunión de hoy del Govern, la consejera de la Presidencia, Neus Munté, ha evitado aclarar cuáles son los planes del Ejecutivo catalán, si bien ha dejado claro que el objetivo de consultar a los catalanes es "irrenunciable", aunque el "instrumento democrático" que se utilizará deberá ofrecer suficientes "garantías" para que la comunidad internacional reconozca el resultado.

En los últimos días, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, había enfriado la expectativa de convocar un referéndum unilateral de independencia, como el que reclaman la CUP y la ANC (Asamblea Nacional Catalana), si el Estado se niega a acordarlo, aunque hoy, a través de Twitter, no ha querido cerrarse ninguna puerta. "Diciendo lo mismo, un día da la sensación de que calientas y al día siguiente de que enfrías. Estamos allí donde estábamos: yendo por el mejor camino hacia la independencia", afirma en un tuit.

Garantías a efectos de verificación

Posteriormente, Munté ha evitado descartar el referéndum unilateral si el Estado rechaza la nueva propuesta de consulta pactada que planteará Puigdemont el 28 de septiembre. No obstante, ha dado a entender que, si ese referéndum unilateral no cuenta con el reconocimiento de la comunidad internacional, el Govern optará por convocar elecciones planteadas como si fueran "constituyentes", como prevé la hoja de ruta soberanista vigente: "La clave son las garantías que el instrumento democrático dé a efectos de verificación de las mayorías que existen". El Govern, ha dicho, tendrá "muy en cuenta" los criterios internacionales de "validación de las mayorías que existen en Cataluña".

Estas "garantías" de reconocimiento del resultado son, ha asegurado, "el elemento más importante y estratégico" que valorará el Govern a la hora de tomar una decisión sobre cuál tiene que ser la "pantalla democrática" a la que serán convocados los catalanes. Finalmente, el instrumento elegido será "aquel que ofrezca más garantías y sea más consensuado, clarificador y seguro", ha añadido.

Para quitarse la presión de tener que pronunciarse ahora sobre cuál tiene que ser esa "pantalla democrática" y si hay que dar por descartado un referéndum unilateral, Munté se ha limitado a afirmar que en "junio o julio de 2017 ya estarán tomadas" las decisiones. Por el momento, el Govern está sopesando "diferentes líneas de trabajo" y tomará la decisión una vez las haya "evaluado" todas.

De hecho, en las próximas semanas el Govern tratará de no chocar con la CUP, cuyos diez diputados serán necesarios para que Puigdemont supere la cuestión de confianza del 28 de septiembre, para que Junts pel Sí (JxS) salga airoso del debate de política general del 5 al 6 de octubre en el Parlament y para aprobar los presupuestos del año que viene. "El Govern tiene un compromiso inequívoco con la culminación de un proceso que comenzó en las urnas y culminará en las urnas dentro del plazo previsto", ha asegurado, en alusión a los 18 meses de legislatura que se ha marcado el ejecutivo de Junts pel Sí.

Después de que la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, haya asegurado hoy que su formación utilizará "todos" los instrumentos políticos y jurídicos a su "alcance" para frenar un referéndum y no respetará que se declarare la independencia, Munté la ha acusado de tener "miedo" de las urnas. "La diferencia es que nosotros sí aceptaríamos el resultado de un referéndum que fuese contrario a nuestras aspiraciones, que es lo que tienen que hacer todos los demócratas", ha afirmado.