Ideal

Multan con 583.000 euros a un cirujano por dejar inválida absoluta a una paciente

  • Como consecuencia de la pérdida de silicona de una prótesis mamaria que le implantó en 2003

La Audiencia Provincial de Sevilla ha confirmado la condena de 583.000 euros por imprudencia médica a un cirujano plástico que dejó inválida absoluta a una paciente como consecuencia de la pérdida de silicona de una prótesis mamaria que le implantó en 2003.

La sentencia de la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Sevilla, a la que ha tenido acceso Efe, considera probada la imprudencia y el nexo causal por un procedimiento judicial anterior en el que la paciente fue indemnizada por perder el bazo y la vesícula impregnados de silicona.

Con posterioridad, a la afectada le apareció silicona también en el hígado, los riñones y en el peritoneo, que le provocó una amiloidosis que desembocó en una invalidez permanente.

Los hechos se remontan a 2003, cuando el cirujano plástico hizo un recambio de prótesis mamarias en el que resultó seccionada una de ellas con un instrumento cortante y cuya silicona se expandió a varios órganos del cuerpo hasta dejarla con una invalidez absoluta.

El abogado de la demandante, Emilio González, se ha mostrado satisfecho porque la audiencia provincial haya aceptado sus peticiones de forma íntegra, con lo que "resarce en la medida que permite nuestro ordenamiento jurídico los once años de sufrimiento" de su representada.