Ideal

Dos nuevas pruebas de ADN apuntan a Ortiz como el pederasta de Ciudad Lineal

Antonio Ortiz, presunto pederasta de Ciudad Lineal.
Antonio Ortiz, presunto pederasta de Ciudad Lineal. / R.C.
  • Dos restos hallados en el domicilio en el que supuestamente abusaba de las menores coinciden con el perfil genético de una de las víctimas

Un nuevo informe de ADN elaborado por la Policía Científica apunta a Antonio Ortiz como el pederasta de Ciudad Lineal, ya que dos restos hallados en el domicilio en el que supuestamente abusaba de las menores coinciden con el perfil genético de una de las víctimas. Así consta en un informe recibido recientemente en el Juzgado de Instrucción 11, que es el que investiga ahora esta causa.

Según este estudio de la Policía, el perfil genético de una de las víctimas es "idéntico" al que se encontró en los restos de sangre extraídos del plástico de un colchón de la vivienda de la calle de Santa Virgilia en la que Antonio Ortiz presuntamente cometió algunos de los abusos. También es coincidente con los restos celulares que se hallaron en el plástico de un cubre-colchón de esa misma vivienda.

Además, los restos de esperma que se recogieron en este mismo plástico de cubre-colchón corresponden con el ADN de Antonio Ortiz, según el informe.

Este informe se suma al resultado de las pruebas de ADN que se conocieron a principios de diciembre, que apuntaban a Antonio Ortiz como agresor de tres de las víctimas, ya que, según informó entonces la fiscalía al resto de las partes, sus restos biológicos se encontraron en la ropa o el cuerpo de tres de las menores.

El Juzgado de Instrucción número 11 también ha recibido recientemente otro informe de la Policía Científica en el que se determina que las huellas que se hallaron en un bote de crema que Ortiz presuntamente compró antes de cometer la agresión del 22 de agosto de 2014 no corresponden con ningún perfil genético claro. También se ha registrado un escrito de una de las acusaciones particulares en el que se impugnan los recursos que presentó la defensa de Antonio Ortiz pidiendo que se anulara tanto el registro del piso de la calle de Santa Virgilia como las ruedas de reconocimiento.

El abogado del imputado argumentó que esas pruebas no eran válidas porque en el registro ni su defendido ni la secretaria judicial habían estado presentes todo el tiempo, y en las ruedas de reconocimiento las niñas pudieron reconocer a Ortiz porque le habían visto en la prensa. El juez rechazó esta nulidad y la defensa de Ortiz recurrió, y ahora uno de los letrados de las víctimas, Luis Gerez ha impugnado esos recursos al entender que sí se respetó la legalidad y las pruebas fueron válidas.

Gerez argumenta que el registro y la obtención de pruebas "no fueron realizadas en ningún domicilio habitado por persona alguna, y que el piso se encontraba vacío de ocupantes o usuarios, y que nunca constituyó el domicilio del señor Ortiz", e incide en que el imputado no expuso oposición a que el registro se hiciese como se hizo.

Sobre las ruedas de reconocimiento, el letrado asegura que su defendida solo había visto a Antonio Ortiz cuando la agredió y cuando le reconoció en los juzgados, por lo que es válida. Precisa no obstante que está de acuerdo con la defensa del imputado en que "la difusión de la identidad de Antonio Ortiz, así como la de su imagen, es un acto esencialmente torpe" por parte del Ministerio del Interior, así como "indigno, temerario, innecesario y provocador de una situación procesal que permite a la parte que recurre cuestionar una diligencia de prueba preconstituida de capital importancia".