Ideal

«España no es Grecia»

  • PP y PSOE marcan distancias con el escenario de ambos países mientras que IU y Podemos valoran que el triunfo de Syriza refleja la petición de cambio de los ciudadanos

La histórica victoria de Syriza en las elecciones griegas, que deja al partido de Alexis Tsipras al borde de la mayoría absoluta, ha provocado una cascada de reacciones entre los partidos políticos españoles que en pleno año electoral observan con detenimiento los resultados en Grecia

PP y PSOE marcan distancias con el escenario de ambos países y aseguran que "España no es Grecia" ante una hipótetica similitud de equilibrio de fuerzas en los próximos comicios, mientras que IU y Podemos, partido "hermano" de la Coalición Griega de Izquierda Radical, valoran que el triunfo de Syriza refleja la petición de cambio de los ciudadanos y cortar con las políticas europeas de austeridad.

El secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, ha defendido que nuestro país no es Grecia, aunque ha lamentado que la izquierda está "desnortada" y "un señor oportunista" como es el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, esté "cogiendo campo" ante los problemas del PSOE.

"España es distinta, no es Grecia, puede tener más del 2% de crecimiento este año, creó 430.000 puestos de trabajo el año pasado y va para 600.000 en las previsiones de este año", ha dicho, para insistir en que "España ha cumplido".

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido que España y Grecia viven "realidades bien distintas" y ha argumentado que es una "irresponsabilidad" obviar eso, porque España "tiene otras alternativas económicas y políticas que ofrecer a los españoles". Ha afirmado que, a su juicio, "si algo representa el resultado griego, es que debemos alterar el giro de la política económica europea".

Tras felicitar a Syriza por su "incontestable victoria", el líder socialista ha reivindicado que ha sido el PSOE el que ha abanderado en seno de la socialdemocracia europea que Grecia no salga del euro, que el euro es irreversible y que la solución para ese país pasa por mutualizar la deuda, con la emisión de eurobonos a medio plazo, y antes por renegociarla.

Para Sánchez, el Gobierno griego debe, entre otras tareas, abordar la modernización de ese país, con una "reforma fiscal en profundidad que acabe con el alto fraude" que existe.

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha reconocido su "profunda satisfacción" por el resultado de las elecciones griegas y ha celebrado que Syriza haya sido capaz de llevar "la esperanza" a muchos ciudadanos que las habían perdido por las políticas de los últimos gobiernos, tanto conservadores como "los llamados socialdemócratas". Según ha sostenido, la victoria del partido de Alexis Tsipras es "el primer mensaje" a la 'Troika' y la Unión Europea, que deben entender que "no se puede asfixiar a los pueblos y pensar que no va a haber respuesta sólida por parte de los ciudadanos".

Y "salvando las distancias" con Grecia, Cayo Lara ha dicho no tener "ninguna duda" de que este resultado electoral influirá en los próximos comicios en España, que ha recibido "similares ataques" con políticas de austeridad. "Afirmamos y volvemos a afirmar que no hay cambios posibles que no pasen por las propuestas de la izquierda alternativa -ha subrayado-. IU va a ser una fuerza decisiva para derrotar las políticas del PP, al PP y formar parte de los gobiernos futuros de nuestro país".

Para el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la victoria de Syriza es la demostración del fracaso de las políticas de austeridad que, admite, han sido mucho más "agresivas" en Grecia que en España, un país que es la cuarta economía de la UE y al que "no se le puede amenazar" como a los griegos.

Ha destacado que el Gobierno de Alexis Tsipras abre un camino de esperanza para los países del sur de Europa y ha subrayado que pese a los mensajes apocalípticos que vaticinaban un desplome de los mercados si ganaba Syriza, "no ha pasado nada" y el "sol ha vuelto a salir en Grecia".

Iglesias ha expresado su respeto por la decisión de Tsipras de llegar a un acuerdo con un partido nacionalista de derechas, y se ha mostrado convencido de que ese pacto se hará sobre el programa electoral y el compromiso de un "giro de 180 grados" de las políticas de austeridad que han creado tanto sufrimiento. "El Gobierno de Syriza se merece cien días de confianza", ha añadido.