Ideal

La Sala no pedirá una prueba de paternidad al rey emérito hasta que se pronuncie su defensa

Sede del Tribunal Supremo.
Sede del Tribunal Supremo. / Archivo
  • Don Juan Carlos tiene veinte días de plazo para responder a la petición de la demandante

La maquinaria judicial sigue su curso. Tras la admisión a trámite por parte del Supremo de la demanda de paternidad contra don Juan Carlos, la defensa del rey emérito tiene ahora un plazo de veinte días para responder a la petición de la demandante, la belga Ingrid Jeanne Satiau, según aparece en el artículo 753 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

La Sala Civil, de momento, no se ha pronunciado sobre la prueba de paternidad que le exige quien dice ser su hija biológica. Y no lo hará hasta que la defensa de don Juan Carlos dé el siguiente paso, siempre antes de las tres próximas semanas.

Los caminos que ahora se abren son tres. Por un lado, que don Juan Carlos admita la paternidad, con lo que el caso se daría por cerrado. Por otro, que acceda a someterse a la paternidad; en este supuesto, una vez realizada, se celebraría una vista (probablemente a puerta cerrada), en la que se citaría a las parte demandante y demandada, entiéndase Ingrid Jeanne Satiau y don Juan Carlos. Y la tercera opción es que el rey emérito se niegue a someterse a la prueba ahora reclamada por la mujer belga, lo que obligaría al tribunal presidido por el magistrado a José Ramón Ferrándiz a pronunciarse, bien para atender la petición de Satiau o de las alegaciones de don Juan Carlos. La vista, según los plazos que se manejan, se celebrará antes de verano.