Ideal

Nuevo acercamiento de unos 400 inmigrantes al vallado fronterizo melillense

Imagen del vallado melillense.
Imagen del vallado melillense. / Jesús Blasco de Avellaneda
  • Todas las noches se está reforzando la vigilancia dado que la presión migratoria no ha descendido

Dos grupos, de unos 200 inmigrantes cada uno, han intentado acercarse esta madrugada al perímetro fronterizo que separa Melilla de la ciudad marroquí de Nador.

Los inmigrantes, todos ellos de origen subsaharianos, comenzaban a bajar por las laderas del Gurugú pasadas las 03.00 horas de la madrugada. Dos horas después, a un kilómetro de la ciudad española, se dividían en dos grupos que intentaban a la carrera acercarse al vallado. Uno de los grupos se movía más hacia el sur, cerca de la aduana internacional de Beni Enzar y el otro, algo más al norte, por las inmediaciones del paso fronterizo de Berrio Chino.

El fuerte despliegue policial y la rapidez en la actuación de las fuerzas marroquíes impedían a ambos grupos lograr su objetivo, siendo ambos controlados por Marruecos y obligados a replegarse y volver hacia el interior de los bosques que cubren el monte Gurugú.

La posibilidad de un nuevo salto grupal sobre el perímetro fronterizo melillense obligó a las fuerzas a españolas a desplegar gran parte del perímetro anti-intrusión y al helicóptero de la Benemérita a sobrevolar durante horas la zona prestando ayuda a los agentes magrebíes para localizar a los inmigrantes con el foco y disuadirles con su presencia y sus vuelos rasantes.

Según fuentes policiales, todas las noches se está reforzando la vigilancia fronteriza en Melilla dado que la presión migratoria no ha descendido y es rara la madrugada en la que no hay acercamientos de grupos numerosos que van desde el centenar hasta casi el millar de personas.

Según los expertos, en los campamentos que conforman los asentamientos clandestinos del monte Gurugú podrían aglutinarse más de 1.200 inmigrantes, la mayoría cameruneses y malienses, a la espera de una oportunidad para entrar en la ciudad autónoma a través del vallado.

Este es el quinto gran acercamiento a las lindes de Melilla que se produce en lo que va de semana. En los mismos habrían participado en torno a los 2.000 inmigrantes, de los que sólo uno logró acceder a territorio melillense, sin ser expulsado, el pasado 19 de diciembre.

Como bien aclaran los expertos en la materia, no quiere decir que 2.000 personas diferentes hayan intentado entrar a Melilla estos días, ya que un inmigrante puede intentarlo varias veces –hasta más de 30 en algunos casos- hasta que desiste o consigue finalmente lograr su objetivo.