Ideal

Una mujer roba el anillo episcopal en Bilbao al obispo de San Sebastián

uan María Uriarte, obispo emérito de San Sebastián
uan María Uriarte, obispo emérito de San Sebastián / RC
  • La autora de la sustracción se acercó al prelado emérito pidiéndole una limosna y después para besarle la mano, momento que aprovechó para arrancarle este objeto simbólico y salir huyendo

El obispo emérito de San Sebastián ha sido víctima de un robo en la tarde de este jueves en una calle del centro de Bilbao, donde una mujer le ha sustraído el anillo episcopal, según han informado fuentes policiales. La autora de la sustracción se acercó al prelado pidiéndole una limosna y después para besarle la mano, momento que aprovechó para arrancarle este objeto simbólico y salir huyendo.

Fuentes del Obispado se Bilbao han informado de que el suceso se ha producido en la céntrica calle bilbaína María Díaz de Haro, por la que Uriarte suele pasear casi todos los días, ya que reside en la cercana parroquia del Carmen, en Indautxu. En ese momento, una mujer extranjera se acercó al obispo emérito pidiéndole una limosna, a lo que Uriarte no accedió, y después le tomó la mano con la aparente intención de besársela, pero le arrancó el anilló y salió huyendo.

El obispo emérito de San Sebastián, que iba vestido con un traje negro y alzacuellos, ha presentado una denuncia ante la Ertzaintza por el robo del anillo, que para él tiene un valor más simbólico que económico, ya que lo recibió cuando fue nombrado obispo, según las mismas fuentes.

Juan María Uriarte (Frúñiz, Bizkaia, 1933) reside en Bilbao desde que se jubiló y dejó la diócesis guipuzcoana en 2009. Estudió en las Universidades de Comillas, donde se licenció en Teología (1963), y Lovaina, donde cursó Psicología (1974). En 1957 fue ordenado sacerdote de la diócesis de Bilbao. Ha sido profesor de Psicología en la Universidad de Salamanca y de Deusto. En el seminario diocesano de Bilbao desempeñó los cargos de director espiritual y rector.

En 1976 fue nombrado por Pablo VI obispo titular de Marazane y auxiliar de Bilbao, para que prestara ayuda al obispo Añoveros. Al ser aceptada la renuncia de este último por razones de salud en 1978, Uriarte quedó como administrador apostólico de la diócesis de Bilbao hasta el nombramiento del nuevo obispo diocesano, Luis María de Larrea y Legarreta, al año siguiente. Continuó como obispo auxiliar de Bilbao doce años más.

En 1991 fue nombrado obispo de Zamora. Mientras ocupaba esta sede, fue elegido por la Conferencia Episcopal Española para participar en la II Asamblea Especial para Europa del Sínodo de los Obispos. Tomó parte asimismo como mediador en las conversaciones que el gobierno de José María Aznar mantuvo con ETA durante la tregua de catorce meses entre 1998 y 1999.

En 2000 fue trasladado a la sede de San Sebastián, donde sucedió a José María Setién. Su llegada a la diócesis guipuzcoana se interpretó como una solución de compromiso entre los partidarios y detractores de la línea pastoral del obispo Setién. Durante los diez años de gobierno pastoral en San Sebastián Uriarte destacó especialmente por la promoción de la participación de los laicos y el fomento del diálogo por la paz. En 2009 le fue aceptada la renuncia por edad. Le sustitu, José Ignacio Munilla Aguirre, resultó muy contestado.