Ideal

Zapatero propone que una disposición adicional recupere en la Constitución el Estatut «perdido»

José Luis Rodriguez Zapatero, expresidente del Gobierno
José Luis Rodriguez Zapatero, expresidente del Gobierno / Afp
  • El expresidente del Gobierno se ha mostrado hoy convencido de que un "renacimiento del pacto constituyente" no es posible

José Luis Rodriguez Zapatero no comparte la apuesta del PSOE por una reforma constitucional amplia como respuesta a algunos de los retos de la España de hoy y, en concreto, a la crisis territorial planteada por el empuje independentista de Cataluña. El expresidente del Gobierno se ha mostrado hoy convencido de que un "renacimiento del pacto constituyente" no es posible y ha defendido que lo conveniente sería introducir en la Carta Magna una disposición adicional para que "Cataluña recupere lo que perdió con la sentencia del Tribunal Constitucional" sobre el Estatut de 2006.

El que fuera secretario general del PSOE entre 2000 y 2011, que ha presentado esta tarde el libro del exministro de Justicia, Francisco Caamaño, 'Democracia Federal. Apuntes sobre España', ha recordado que él ya intentó una reforma constitucional en 2006 sin ningún éxito. De ahí su pesimismo. "No veo condiciones para que sea posible en términos izquierda-derecha y nacionalistas-no nacionalistas", ha insistido. En cambio sí ve "deseable y posible" el cambio "concreto y singular" que, a su juicio, enmendaría un "error" cometido por el constituyente al no prever que el Constitucional pudiera corregir una norma ya ratificada en referéndum por los ciudadanos.

En realidad, ese choque de legitimidades podría haberse evitado de haber seguido en vigor el recurso prevío de inconstitucionalidad derogado a mediados de los años ochenta. En todo caso, Zapatero ha defendido que su propuesta es la única vía de "recuperación federal" porque supondría otorgar a Cataluña lo que ya expresó en un referéndum que, a diferencia del planteado por Artur Mas, sí es compatible con un sistema de democracia representativa.

El exjefe del Ejecutivo se ha mostrado muy crítico con la consulta "aparentemente saludable" que reclaman las fuerzas soberanistas catalanas. Y, apoyado en los casos de Canadá y Reino Unido, ha argumentado que la experiencia demuestra que ese tipo de referendos sólo sirven para "abrir un sinfín de preguntas que no se pueden resolver de una sola vez". Es más, se ha mostrado convencido de que procesos como los vividos en ambos países "no se volverán a repetir!