Ideal

Quince inmigrantes logran acceder a Melilla saltando la valla fronteriza

Inmigrantes encaramados en la parte alta de la valla de Melilla.
Inmigrantes encaramados en la parte alta de la valla de Melilla. / Efe
  • Formaban parte del grupo de 200 cameruneses que retaron a la malla antitrepa esta sábado por la mañana

Quince inmigrantes logran hoy entrar a Melilla tras superar el vallado fronterizo a pesar de los dispositivos anti-intrusión y la malla antitrepa durante el primer salto masivo en dos semanas.

Un grupo compuesto por unos 250 subsaharianos intentaron, sobre las cinco de la madrugada, alcanzar España de forma clandestina. Diez de ellos consiguieron sortear todos los obstáculos y llegaron al centro de inmigrantes por su propio pie, unos 80 se encaramaron a las alambradas de seis metros que separan los dos países y medio centenar quedó atrapado en la zona entre vallas.

Casi doce horas permaneció el último inmigrante en lo alto del vallado quien, tras rezar y santiguarse, bajó a las 16:35 horas con una temperatura de 36 grados centígrados. Sus compañeros fueron bajando a lo largo de la mañana, aunque un grupo formado por 32 jóvenes resistió siete horas arriba del vallado.

El salto se produjo después de que un nutrido grupo de subsaharianos tratase de atravesar a la carrera el paso fronterizo de Beni Enzar. La rápida actuación de la Policía Nacional y los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil lo impidieron al cerrar la frontera internacional. Los inmigrantes entonces se desviaron y saltaron la valla en las proximidades de la aduana, concretamente en la vaguada del arroyo Mezquita.

Además de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, intervinieron en el operativo los bomberos para sacar a algunos inmigrantes que quedaron enganchados entre las vallas y para aportar a las fuerzas de seguridad escaleras extensibles con las que llegar a la altura de los inmigrantes y tratar de hacerlos bajar de la verja.

Los primeros subsaharianos, diez, llegaron al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) cuando todavía no había amanecido. Otros cinco inmigrantes fueron acercados al CETI por una ciudadana melillense, tras encontrarlos heridos en la carretera mientras circulaba en su vehículo particular.

Es el primer salto masivo desde el 15 de agosto, que puso fin a cuatro días de sucesivos intentos en los que consiguieron entrar en Melilla unos 80 inmigrantes de los cerca de 3.000 que trataron de hacerlo.