Ideal

Agustín Comerón e Isabel Gost pilotaban el avión estrellado

  • La delegada del gobierno balear, Teresa Palmer, ha pedido la "máxima prudencia para las familias"

La delegada del Gobierno en Baleares, Teresa Palmer, ha pedido la "máxima prudencia y respeto para las familias por parte de todos" en relación al accidente del avión MD83 de Swiftair, operado por la compañía Air Algerie.

Palmer ha informado de que su Delegación se ha puesto en contacto con el gabinete de crisis del Ministerio de Fomento, con el Ministerio de Asuntos Exteriores y con Swiftair nada más tener conocimiento de la desaparición del avión, que finalmente se ha estrellado.

La compañía perdió contacto con el avión a los 50 minutos de despegar de Burkina Faso con destino a Argel, a donde debía haber llegado a las 7.50 hora española, según han informado en un comunicado.

Swiftair ha confirmado que los seis tripulantes son de nacionalidad española y que, dos de ellos, residen en Mallorca. En el avión viajaban 110 pasajeros (55 hombres, 43 mujeres y 12 niños) y seis tripulantes y, en estos momentos, la compañía está informando a los familiares del pasaje sobre la situación del avión.

Agustín Comerón, natural de Badajoz y que residía en Sa Cabaneta (Mallorca); y la primer oficial Isabel Gost, que vivía en Sa Pobla (Mallorca) son los dos pilotos de la aeronave, ientras que los nombres de los tripulantes de cabina serían Rafael Gasanalieb, Miguel Ángel Rueda, Raúl Montero y Federico Cárdernas, según informaciones del 'Diario de Mallorca'.

Agustín Comeron residía en Sa Cabaneta y se encontraba al mando del avión desaparecido. La primer oficial Isabel Gost vivía en Sa Pobla y se puso por primera vez a los mandos de un avión en 1995. Ambos trabajaron en la ya desaparecida Spanair.

Algunas fuentes apuntan que, precisamente una tormenta podría ser la causa que provocara que el avión se estrellara. De hecho,el ministro de Exteriores de Burkina, Jean Bertin Ouedrago,ha informado de que el avión de Swiftair solicitó cambiar de ruta a la 1.38 horas porque había una tormeta en su rumbo.