Seat León Cristóbal, guardián de la seguridad

Seat León Cristóbal, guardián de la seguridad

El prototipo cuenta con diversos dispositivos, como una caja negra parecida a la de los aviones

El prototipo Seat León Cristóbal acaba de ser presentado en el marco del Smart City Expo, en Barcelona. La marca expone en este modelo los nuevos dispositivos en seguridad que podrían ser adaptados a la producción en serie en un futuro cercano. El fabricante calcula que si la mitad de los coches incorporaran estos sistemas, los accidentes se podrían reducir en un 40 %.

Los ingenieros han desarrollado 19 funciones que lleva Cristóbal. La primera: sin el cinturón de seguridad abrochado el coche no arranca. Además, se ha pensado en los jóvenes, y con el asistente Mentor se puede limitar la zona por la que el coche puede circular, la velocidad y programar el vehículo para que no pueda arrancar en el caso de dar positivo en la prueba de alcoholemia.

Otro dispositivo es parecido a la caja negra de un avión. Cuando detecta un frenazo brusco, una cámara frontal graba los últimos diez segundos y se registran todos los indicadores como velocidad, aceleración y frenos. El vídeo se envía al teléfono del conductor quien, en caso de accidente, podrá tener una prueba para esclarecer los hechos.

El retrovisor interior del León Cristóbal elimina los ángulos muertos. Gracias al sistema Display Mirror, el conductor puede activar una cámara para ver qué ocurre a ambos lados de la parte posterior y así eliminar esas zonas concretas sin visibilidad.

Debido a que alrededor del 36 % de los accidentes de tráfico son provocados por distracciones y la primera causa es el uso del teléfono móvil, con el sistema Eyes Track, el coche percibe si el conductor aparta la vista de la carretera. Al detectarlo, una voz lee los mensajes y un sistema de respuestas permite contestarlos con un gesto.

Otra de las funciones de este prototipo es la denominada Guardian Angel. Gracias a este sistema, el asiento del conductor vibra si se supera la distancia de seguridad o si se detectan síntomas de fatiga en el conductor; además, una voz alerta cuando se sobrepasan los límites de velocidad.

Al apagar el motor del coche, se envía un mensaje que recuerda la presencia de pasajeros, niños o animales, en los asientos posteriores. Si incluso así se cierra el vehículo, el coche regula la temperatura interior y se envía de nuevo un segundo mensaje al conductor y si hiciera caso omiso saltaría la alarma del coche.

La industria del automóvil centra sus esfuerzos en desarrollar nuevos vehículos para reducir al máximo los accidentes de tráfico. Con este prototipo, Seat desarrolla una solución para la fase de transición hacia la conducción autónoma y avanzar hacia el objetivo de cero accidentes.

Fotos

Vídeos