Ideal

Renault Zoe, como un coche normal

  • Gracias a una nueva batería más potente, el Renault Zoe eléctrico duplica su autonomía hasta los 300 kilómetros reales

Actualmente, uno de cada cuatro vehículos 100 % eléctricos vendidos es un Renault, y Zoe es el modelo más vendido del continente europeo. En España se han matriculado ya más de 4.000 unidades de vehículos Renault eléctricos desde el inicio de su comercialización en 2012. El nuevo Zoe incorpora ahora la innovadora batería de 41 kilovatios/hora “Z.E. 40”, que mejora notablemente la densidad energética gracias a la química de sus celdas, lo que redunda en una mayor capacidad de almacenamiento de energía y en una autonomía muy superior, que prácticamente dobla la original.

El modelo eléctrico de Renault, que conseguía una autonomía de 200 kilómetros en la primera gama, alcanza ahora justo el doble según las mediciones oficiales, hasta los 400 km. Esos controles son demasiado optimistas y la realidad probada es que el coche logra recorrer 300 kilómetros en condiciones reales de utilización tanto en ciudad como en tramos interurbanos, a un ritmo bastante vivo.

El habitáculo del Zoe destaca por los buenos materiales empleados para el salpicadero, paneles y recubrimientos de puertas, con un diseño futurista.En el primer semestre del año, se ofrecerá la aplicación Smartphone Z.E., con nuevas funcionalidades.

Buena calidad

El habitáculo del Zoe destaca por los buenos materiales empleados para el salpicadero, paneles y recubrimientos de puertas, con un diseño futurista.En el primer semestre del año, se ofrecerá la aplicación Smartphone Z.E., con nuevas funcionalidades.

La batería de 41 kilovatios/hora le permite unos trayectos más largos que los que se suelen realizar a diario, así como otros recorridos imprevistos. De hecho y según diversas encuestas, en más de un 80 % de los casos, la distancia media diaria que hace un automovilista europeo es muy inferior a 60 kilómetros. De esta forma, la autonomía del nuevo Zoe reduce a la mitad la necesidad de recarga, lo que supone más comodidad al conectar el vehículo una sola vez antes de empezar una semana laboral.

Además, gracias al potente cargador Camaléon, bastan 30 minutos de media para que el vehículo pueda recorrer 80 kilómetros adicionales desde la mayoría de los puntos de carga de acceso público disponibles. El coste medio en energía eléctrica de recarga para realizar 100 kilómetros con el nuevo Zoe se sitúa un poco por debajo de 1,30 euros, es decir, menos de cuatro euros para hacer 300 kilómetros.

La nueva batería

La nueva batería de 41 kilovatios/hora del Zoe ha sido desarrollada en colaboración con la marca coreana LG. Con una capacidad de almacenamiento de casi el doble que la anterior, se caracteriza por el aumento de la densidad energética con las mismas dimensiones, aunque con un mayor peso. Contiene casi dos veces más energía por la mejora de la química y la adición de materia activa. Las prestaciones térmicas se incrementan para garantizar su funcionamiento óptimo, incluso con temperaturas exteriores muy frías (ambiente en el que la batería sufre un mayor desgaste).

El motor eléctrico es el mismo que el de la versión precedente, ahora con una gestión electrónica optimizada de la batería que limita el consumo eléctrico del vehículo mientras circula, sin perjuicio de la potencia. Aporta, en una fracción de segundo, un par máximo de 225 Newton metro que permite aceleraciones y recuperaciones muy brillantes desde bajos regímenes. La aceleración es muy progresiva, sin tirones, y desde salida parada pasa de 0 a 50 km/h en apenas 4 segundos.

El habitáculo del Zoe ofrece una gran calidad en los materiales empleados para el bloque del salpicadero, paneles y recubrimientos de puertas, con un diseño muy futurista. El nivel sonoro percibido es lógicamente muy inferior si se compara con un vehículo con motor térmico. El sonido medido entre 40 y 75 km/h es de 60 a 65 decibelios, esto es, entre dos y tres veces menos respecto a un propulsor convencional (gasolina o gasóleo) de potencia y prestaciones equivalentes. Otros elementos como el captador de toxicidad y el ionizador de aire mejoran el confort de marcha.

En el primer semestre de 2017, Renault ofrecerá la aplicación Smartphone Z.E., con nuevas funcionalidades destinadas a facilitar al conductor la información relacionada con los trayectos ya realizados. El teléfono móvil mostrará el consumo y la velocidad media, la distancia recorrida, la presión de los neumáticos o la notificación de las alertas presentes en el cuadro de instrumentos.

El usuario tendrá acceso a las informaciones relacionadas con el sistema de información y entretenimiento R-LINK, con una puntuación de la forma de conducción -gracias al sistema Driving ECO2-, así como consejos para mejorarla y reducir el consumo. Ya existen funcionalidades que conectan el Zoe al móvil del usuario, sobre todo para gestionar la recarga de forma remota. Se puede consultar el nivel de carga, la autonomía restante estimada, el tiempo que queda para una carga completa si el vehículo está conectado o programar el acondicionamiento previo de la temperatura del habitáculo.

El compacto eléctrico de Renault se ofrece por un precio de salida de 29.625 euros para la versión de inicio de gama denominada Entry. Además están disponibles otros tres niveles de equipamiento: Life, por 32.125 euros; Intens, por 33.925 euros; y el más equipado Bose, por 36.725 euros. En todos los casos, eligiendo la opción de comprar la batería. Todas las versiones disponen de un nutrido equipamiento de seguridad, conectividad y sistemas de asistencia al conductor, pero la Bose se acerca mucho al que es habitual en las berlinas de lujo. Esta versión se reconoce exteriormente por un nuevo color gris para la carrocería y las llantas de 16 pulgadas de diámetro, en color negro.

La variante más equipada y lujosa de la gama es la que da nombre al conocido sistema de sonido que se reconoce por fuera gracias a las llantas específicas de 16 pulgadas en negro diamantado.

Zoe Bose

La variante más equipada y lujosa de la gama es la que da nombre al conocido sistema de sonido que se reconoce por fuera gracias a las llantas específicas de 16 pulgadas en negro diamantado.

En el interior, destacan los envolventes asientos con tapicería de cuero en tono marrón, el salpicadero con un toque dorado y los embellecedores de los aireadores, el logo R-LINK, los tiradores de puerta, los embellecedores de los altavoces, la base de la palanca de velocidades y las inserciones del volante, en color gris metalizado.

En la versión Zoe Bose, los asientos delanteros disponen de calefacción con tres niveles de temperatura. El del conductor tiene también un reglaje lumbar manual. En las puertas, los reposabrazos delanteros se recubren de un material en color marrón metalizado. Las gruesas alfombrillas y los umbrales de puerta delanteros marcados con el nombre de la versión completan el conjunto.

El sistema de sonido Bose se compone de siete altavoces repartidos por el habitáculo, dos de graves integrados en las puertas delanteras y otros dos de banda ancha, en las traseras. En el salpicadero incorpora dos tweeters de 2,5 centímetros de diámetro que garantizan un sonido claro y muy equilibrado. Por último, el cajón de bajos situado en el maletero produce unos tonos graves y profundos.

El Renault Zoe ha obtenido la puntuación de 5 estrellas en las pruebas del organismo de seguridad EuroNcap, con la mejor clasificación en su segmento en protección al peatón. Los principales equipamientos de seguridad disponibles son: airbags frontales de conductor y pasajero, airbags laterales delanteros, airbags en los asientos delanteros, cinturones de seguridad de tres puntos con pretensores y limitador de esfuerzo en la parte delantera, sistema de fijación Isofix en las plazas laterales traseras y del pasajero delantero, frenos ABS, control dinámico de trayectoria (ESC) con función anti patinado (ASR) y control de subviraje (CSV), y repartidor electrónico de frenado (EBD).