Ideal

Renault Trezor, el futuro GT eléctrico

Renault Trezor, el futuro GT eléctrico

  • Además de este prototipo, la marca presenta en el Salón de París sus próximas novedades

Renault presenta en el Salón de París una gama totalmente renovada. En el estand más grande de la muestra francesa, el fabricante da a conocer como principales novedades el concept car Trezor, que muestra cómo será el deportivo eléctrico del futuro, el nuevo Koleos y el Zoe, que incrementa su autonomía hasta los 400 kilómetros.

El Trezor es un ejercicio de estilo que explora el diseño y las tecnologías de los futuros modelos GT, en este caso con motor eléctrico. El coche es un cupé de dos plazas, con una llamativa carrocería en fibra de carbono -satinada en la parte delantera- y lunas en rojo que enseña el nuevo diseño de Renault e incluye líneas sencillas pero cálidas y mantiene la firma luminosa en forma de «C». Detrás, aparecen pequeños hexágonos para enfatizar el carácter deportivo y tecnológico.

Para acceder al habitáculo se separa una parte de la carrocería. Es un guiño «vintage» a los vehículos de carreras de hace una época.

Sin puertas

Para acceder al habitáculo se separa una parte de la carrocería. Es un guiño «vintage» a los vehículos de carreras de hace una época.

En el capó, la entrada de aire es en forma de nido de abeja mientras que en el lado del conductor, la tapa de gasolina se sustituye por un indicador analógico que muestra el nivel de carga del vehículo. En la parte trasera, destacan las fibras ópticas con una luz láser roja. Cuando el vehículo frena, se genera un efecto visual por la torsión y la superposición de las ópticas.

El interior es cálido, con predominio del rojo y materiales nobles tales como la madera y el cuero. Como en un estuche para joyas, la puerta del Trezor se levanta en una sola pieza y con una altura de poco más de un metro hay que atravesar los flancos de la carrocería para acceder al interior del habitáculo. Esta forma de subirse es un guiño vintage a los vehículos de carreras clásicos.

El diseño redondeado de los asientos se inspira en el universo del mueble, para ofrecer un espacio más confortable. Tapizados en piel lisa, por supuesto en rojo profundo, sugieren la pasión de la marroquinería. Delante, se ubica el equipaje y la marca propone unos baúles, hechos a medida, sujetos con correas de cuero.

Para el salpicadero ha colaborado la empresa francesa Keim-cycles, reconocida por diseñar cuadros de bicicletas de madera. Ha desarrollado unas finas láminas de fresno superpuestas que en conjunto ofrecen una resistencia comparable a los materiales compuestos modernos aunque resalta las cualidades estructurales de la madera. El interior es muy tecnológico con una gran pantalla táctil.

La nueva versión del Zoe destaca por el empleo de una batería con más capacidad que permite duplicar la autonomía actual.

Mayor autonomía

La nueva versión del Zoe destaca por el empleo de una batería con más capacidad que permite duplicar la autonomía actual.

El volante, de forma rectangular, permite una mayor visibilidad y recuerda al de los Fórmula 1. Dispone de tres pantallas, una central donde aparece el logo y dos táctiles en cada lado que sustituyen a los mandos tradicionales.

El motor eléctrico del Trezor es un derivado del utilizado en competición por la escudería Renault e.dams, en la Fórmula E. Desarrolla 350 CV lo que permite una aceleración de cero a cien en menos de 4 segundos. Cuenta con dos baterías, una delante y otra detrás, y un sistema de recuperación de energía al frenar también similar al empleado en las carreras.

La carrocería del Trezor, muy aerodinámica, destaca por unas vías de más de dos metros, un centro de gravedad muy bajo y una distancia entre ejes de 2,776 metros lo que favorece la estabilidad. El chasis se compone de una célula central de carbono con elementos en acero tubular que reducen el peso total hasta 1.600 kilos.

En cuanto al ya conocido Zoe, emplea para la nueva versión una batería con mayor capacidad que aumenta la autonomía hasta los 400 kilómetros según las normas NEDC, esto es el doble que en el modelo actual. En condiciones reales de utilización, con trayectos urbanos e interurbanos, el recorrido es de 300 kilómetros. El tiempo de recarga es similar al de la batería estándar, y con media hora se dispone de una autonomía adicional de 80 kilómetros.

Nuevo Koleos

Por su parte, el nuevo Koleos se presenta en el Salón de París con el acabado Initiale Paris, que es el más lujoso. Disponible a partir de la primavera del año que viene, esta nueva versión se reconoce por la pintura exclusiva conocida en la marca como Negro Amatista con reflejos en color ciruela metalizado.

El coche equipará las atractivas llantas de 19 pulgadas diamantadas, con un diseño exclusivo y en el interior los asientos van tapizados en cuero negro o en degradado de tonos grises; los asientos delanteros son calefactados y cuentan con reglaje eléctrico en el lado del conductor. El volante y la palanca de cambios también están recubiertos en piel.

Este acabado Initiale Paris se reconoce por los umbrales de puertas, inserto del volante, resalte en la parte superior del respaldo de los asientos delanteros, molduras en la parte trasera de los reposacabezas delanteros o por las alfombrillas exclusivas.