Seat León Cupra R, la guinda del pastel

Seat León Cupra R, la guinda del pastel

Serie limitada disponible con cambio manual y 310 CV de potencia, o DSG de 300, ambos con seis velocidades y tracción delantera

Es quizá lo más exclusivo de Seat. El nuevo León Cupra R es la versión más deportiva de la gama, una edición limitada a 799 unidades aunque solo 40 llegarán a nuestro mercado. Se trata del modelo de calle más potente jamás fabricado por la marca, con sus 310 caballos para la variante con cambio manual. También se ofrece con la transmisión automática DSG de seis velocidades con una potencia de 300 CV.

La carrocería del León Cupra R se caracteriza por exclusivos detalles pintados en color cobre como los retrovisores exteriores, las grandes entradas de aire para refrigerar los frenos, adornos en fibra de carbono y los logos de Seat. Las llantas de aleación, de diseño exclusivo, son de 19 pulgadas pintadas también en el mismo tono cobre y negro y enmarcadas en unos nuevos pasos de rueda más ensanchados. Para los colores de carrocería, se ofrece por primera vez el denominado Gris Pirineos Mate, con un coste adicional de 2.580 euros.

La fibra de carbono cobra especial protagonismo en la carrocería del nuevo Cupra R. Un paquete aerodinámico que, como ocurre en los coches de competición, genera una mayor carga aerodinámica para la mejora del comportamiento, paso por curva y seguridad a velocidades elevadas. Los elementos en fibra se localizan en el splitter delantero, el spoiler trasero del techo, los faldones laterales y en el difusor posterior, enmarcado por sendas salidas de escape.

Ambiente deportivo

En el interior, el ambiente prémium es claramente deportivo, con detalles como los pedales de aluminio, la parte baja plana del volante o los paneles de las puertas tapizados en un símil de fibra de carbono. Los asientos son tipo backet, forrados en Alcántara, con refuerzos laterales tanto a la altura de los brazos como para las piernas para sujetar bien el cuerpo en las curvas. Se adornan con costuras en cobre, también presentes en el volante y el pomo de la palanca de cambios.

La instrumentación recibe nuevos detalles estéticos y, al pulsar el botón de arranque, aparece un mensaje de bienvenida en la pantalla a color de 8 pulgadas que preside la consola central. Una inscripción grabada mediante láser situada justo por delante de la palanca de cambios, nos recuerda que estamos ante una exclusiva edición limitada.

El motor del nuevo Seat León Cupra R desarrolla 310 CV en el caso del cambio manual de seis velocidades, diez caballos más que el Cupra anterior y que los más deportivos lo notarán en la zona alta del cuentavueltas (entre 5.800 y 6.500 revoluciones). Si se opta por el cambio automático DSG el propulsor rinde justo 300 caballos aunque se alcanzan 300 vueltas antes, esto es, un poco más "dócil" en conducción muy deportiva.

Lo que llama la atención es que el Cupra con cambio automático DSG es una décima más rápido para pasar de cero a cien kilómetros por hora (5,7 frente a 5,8 segundos), gasta menos y emite una media de emisiones inferior. En ambos casos, la velocidad máxima está limitada a 250 km/h.

Se puede adaptar el comportamiento del coche a las preferencias del conductor gracias a los cinco modos de conducción disponibles: Comfort, Sport, Eco, Individual y Cupra. Este último hace que el motor reaccione inmediatamente y se estabilice un régimen de ralentí más alto, de 800 a 1.000 rpm. Asimismo, modifica la dureza de la dirección, permite apurar más el régimen de giro del motor y, para la versión con cambio automático DSG, la gestión se vuelve más deportiva.

Los ingenieros se han aprovechado de la experiencia en competición, por ejemplo para mejorar la velocidad de paso por curva y el comportamiento. La anchura de vías es mayor en los ejes delantero y trasero, y hay unas nuevas manguetas en el eje delantero que modifican el ángulo de caída negativa. Se ha reajustado la suspensión adaptativa y el software de la dirección para acentuar la sensación deportiva.

La suspensión adaptativa dispone de amortiguadores controlados electrónicamente, con una regulación específica. Para mejorar la estabilidad en curva, el diferencial autoblocante destaca porque su funcionamiento no es tan pasivo como otros sistemas que recurren al control de estabilidad, en que se limita a frenar la rueda interior de la curva y enviar más par motor a la rueda exterior. En este caso, tras analizar en milisegundos el agarre de cada neumático, los discos del embrague se abren o cierran, y permiten transmitir a una sola rueda, hasta el 100 % del par disponible.

El funcionamiento se coordina con el resto de ayudas electrónicas, trabaja tanto en aceleración como en retención, por lo que se eliminan los habituales rebotes de dirección al acelerar fuerte a la salida de una curva cerrada; además, se da un descanso a los frenos y tampoco se perciben fallos en la entrega de potencia por falta de adherencia. El nuevo Cupra mejora en la motricidad y por tanto no se aprecia el subviraje o la tendencia a seguir recto en un viraje.

Los frenos delanteros son firmados por Brembo., con pinzas negras especiales. En comparación con los frenos estándar, el diámetro y el grosor del disco aumenta de 340 a 370 milímetros, lo que proporciona una frenada más segura y eficaz. También hay un nuevo sistema de escape y, en la versión manual de 310 CV, unos nuevos soportes más firmes para el motor y el cambio. Los neumáticos de serie elegidos son los deportivos Michelin Pilot Sport Cup 2.

Al equipamiento de serie del Cupra, se añade, entre lo más destacado, el paquete de seguridad, control de velocidad de crucero adaptativo, alarma, cámara de visión trasera, llantas de aleación de 19 pulgadas, sistema de navegación Navi System Plus con pantalla táctil y reconocimiento de voz. También es posible conectar el móvil mediante Apple Car Play, Android Auto o Mirror Link. El sistema de sonido BeatsAudio incorpora un subwoofer y un amplificador de 300 w de potencia.

El León Cupra R con cambio manual cuesta 44.585 euros y el modelo automático vale 46.375 euros.

Fotos

Vídeos