Opel Grandland X, desde 25.100 euros

Se presenta en el Salón de Fráncfort en septiembre y llega a los concesionarios a partir de octubre

El nuevo SUV de Opel ya está listo para su comercialización. Se presenta al público europeo con ocasión del Salón de Fráncfort y empezará a verse en los concesionarios en octubre, aunque ya aceptan pedidos. La marca acaba de anunciar los precios, que a falta de los descuentos habituales, se sitúan en 25.100 euros para la versión de gasolina y 26.800 euros para el diésel.

Con este modelo, son tres los componentes de la familia X de Opel, tras el Crossland X y el Mokka X. El Grandland X, en línea con la moda más actual con este tipo de vehículos cuyo auge es un hecho, es el de mayor tamaño, que destaca por un diseño de carrocería más actual, con aspecto de todoterreno y una elevada posición de los asientos que permite una buena visibilidad. Como cabe esperar, es muy amplio por dentro e incorpora multitud de tecnologías para una conducción más segura.

Plataforma del 3008

El Grandland X es otro beneficio tras el acuerdo entre el Grupo PSA y Opel. El coche adopta la misma plataforma del Peugeot 3008. En medidas, cuenta con 4,48 metros de longitud y una distancia entre ejes de 2,675 milímetros, que permiten un amplio espacio en el interior y con un volumen del maletero de 514 litros, ampliable a 1.652 litros con los asientos traseros abatidos.

La oferta inicial de motores abarca un propulsor de aluminio con turbo e inyección directa de gasolina de 1.2 litros que desarrolla 130 CV y un diésel de 120 caballos. En el primero, el consumo combinado de combustible según el ciclo NEDC es de 5,4 l/100 km que corresponde a unas emisiones de 124 g/km de CO2. El de gasóleo es un 1.600 que rinde un elevado par de 300 Nm a solo 1.750 revoluciones; el consumo medio de combustible es de 4,3 l/100 km, para unas emisiones de 111 g/km de CO2. La gama crecerá en un futuro próximo.

Para una mejor conducción en condiciones difíciles de adherencia, el Grandland X equipa el sistema Grip Control, que garantiza una entrega de potencia sin exceso de tracción para una mayor seguridad en carretera, y con la posibilidad de afrontar situaciones típicas fuera del asfalto y habituales en todoterreno.

El conductor puede elegir entre cinco modos de conducción, ya sea si se circula sobre nieve, barro, arena o superficies húmedas. El sistema adapta entonces la distribución del par a las ruedas delanteras, y ajusta los cambios de marcha con la transmisión automática, así como la respuesta del acelerador.

Con relación a los sistemas de asistencia al conductor, se incluyen de serie la alerta de cambio involuntario de carril y el asistente de señales de tráfico. También puede equipar alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada automática de emergencia, control de crucero adaptativo con función de parada, aviso al conductor por somnolencia, asistente de aparcamiento, cámara de visión 360° y sistema de iluminación adaptativa (AFL) con tecnología led.

Como es habitual en los últimos modelos de Opel, se ofrece conectividad con la última generación de sistemas IntelliLink con pantalla a color táctil de 7” compatible con Android Auto y Apple CarPlay y el asistente personal de conectividad y servicio Opel OnStar, que incluye un punto de acceso wifi. Los smartphones compatibles se pueden cargar de forma inalámbrica mediante un sistema de carga inductiva. Es opcional un equipo de sonido de la firma Denon, con ocho altavoces y un subwoofer.

Otros elementos son el aire acondicionado con filtro de partículas, asientos ergonómicos certificados por el organismo alemán AGR (campaña en favor de espaldas más saludables), volante calefactable, calefacción para los asientos delanteros y traseros y el portón trasero que se abre y cierra con un simple gesto del pie bajo el paragolpes trasero. El techo panorámico de cristal aporta mayor luminosidad al interior y se ofrece el techo en negro.

Fotos

Vídeos