Ideal

Hyundai i30, apuesta segura

  • Nuevo Hyundai i30: seguridad, robustez y diseño como valores más destacados

El nuevo i30 de la marca coreana, que se encuadra en el segmento de mayor venta de nuestro mercado, ofrece ahora un diseño más refinado, un chasis más rígido y los últimos sistemas de seguridad activa. Su fiabilidad a largo plazo está asegurada por la garantía de cinco años sin límite de kilometraje. El nuevo Hyundai i30 ya está a la venta a partir de 14.900 euros para la versión con motor de gasolina de 120 CV con acabado Klass, un precio al que se puede acceder incluyendo la promoción de lanzamiento, el descuento por financiar la compra con la propia marca y por entregar como parte del pago un Hyundai usado.

En el interior del nuevo i30, destaca la pantalla flotante de la pantalla táctil de navegación de 8” (opcional) en el salpicadero que integra todas las funciones de navegación, multimedia y conectividad y permite al conductor concentrarse el tráfico gracias a una posición muy ergonómica. El nuevo volante multifunción de tres radios ofrece un manejo fácil e intuitivo de todas las funciones con unos mandos situados en una posición muy accesible, y se puede calentar para una mayor comodidad.

Gran habitabilidad

El i30 ofrece una habitabilidad líder en el segmento. Con una carrocería de cinco puertas y 4,34 de longitud (casi 10 centímetros más que un Golf), es de los modelos más grandes del segmento. La sensación de espacio se potencia con el techo solar panorámico (opcional), que se puede abrir por inclinación o deslizamiento. Además, tiene una generosa capacidad de equipaje de hasta 395 litros y un máximo de 1.301 litros con los asientos plegados, con un práctico panel de dos niveles y una trampilla portaesquíes en el asiento central trasero. El asiento del conductor dispone de tres niveles de asiento calefactable o ventilado y 10 posiciones, incluyendo la de soporte lumbar.

El nuevo Hyundai dispone de una gama de motores de gasolina y diésel turboalimentados de pequeña cilindrada, muy eficientes. Todos ellos vienen de serie con el sistema Stop and Go de parada automática en tráfico urbano, para reducir el consumo. En gasolina, se puede elegir entre el nuevo motor T-GDI de 1,4 litros, turboalimentado de cuatro cilindros y 140 CV de potencia, el motor T-GDI de 1,0 litros, también con turbo, de tres cilindros y 120 CV, y un motor turbodiésel de 1,6 litros, con cuatro cilindros y con tres niveles de potencia: 95, 110 y 136 CV.

Los consumos medios mínimos empiezan a partir del nivel más bajo de 3,4 litros para los diésel y 4,5 litros, en los de gasolina. Se puede acoplar a los motores el cambio manual de seis velocidades o el automático de “doble embrague” de siete velocidades (7 DCT) de Hyundai, que ofrece una respuesta extremadamente directa y reduce el consumo y las emisiones de CO2 hasta en un 20 % en comparación con el cambio automático convencional de seis velocidades, al tiempo que la aceleración aumenta hasta en un 10 %.

El cambio 7 DCT tiene dos embragues en seco con un actuador para cada uno. La potencia del motor se transfiere de forma independiente a las marchas impares y pares, para estar siempre listo para cambiar a la siguiente velocidad sin que se interrumpa el par.

El nuevo diseño de la carrocería mejora notablemente la aerodinámica del nuevo i30 respecto al modelo precedente, con un coeficiente de resistencia de solo 0,30. El chasis se ha modificado completamente para ofrecer una experiencia de conducción más dinámica. Un elemento que contribuye a ello decisivamente es la suspensión independiente trasera multibrazo de serie para todas las versiones.

La nueva estructura reforzada mediante el uso intensivo de aceros de alta resistencia reduce en 28 kilos el peso respecto al modelo precedente y, en la práctica, mejora la absorción de energía en caso de impacto, lo que significa mayor seguridad para los pasajeros, se optimiza el confort de marcha al reducir los niveles de ruido y vibraciones y, al mismo tiempo, incrementa la estabilidad.

Tres niveles de equipamiento

La gama del nuevo i30 se estructura en tres niveles de acabado (Klass, Tecno y Style). Desde el más básico, el nuevo i30 lleva de serie, entre lo más destacable, volante y pomo forrados en cuero, mandos en el volante, climatizador manual, retrovisores eléctricos, control de crucero, sistema activo de luces largas y seis airbags.

Además, se puede elegir entre el sistema de audio “premium” de serie con una pantalla táctil LCD de cinco pulgadas con cámara integrada y visión trasera, conectividad Bluetooth y función My Music, y el sistema opcional de navegación de nueva generación con una pantalla de ocho pulgadas. La conectividad es posible con Apple CarPlay y Android Auto y los móviles se pueden recargan de forma inalámbrica.

El habitáculo cambia con un estilo más actual y el volante va forrado en piel. Destaca la pantalla táctil de navegación de 8” que integra todas las funciones de navegación, multimedia y conectividad.

Nuevo diseño

El habitáculo cambia con un estilo más actual y el volante va forrado en piel. Destaca la pantalla táctil de navegación de 8” que integra todas las funciones de navegación, multimedia y conectividad.

Esta última generación de Hyundai i30 cuenta con los últimos sistemas de seguridad activa como la frenada de emergencia con aviso de colisión frontal, control de crucero inteligente, detección de ángulo muerto de visión trasera, alerta de tráfico trasero, sistema de alerta por cambio involuntario de carril, función de información del límite de velocidad, asistencia para cambio automático de luz de carretera a cruce y viceversa, o el sistema de detección de fatiga para el conductor.

Además de los seis airbags estándar (dos delanteros, dos laterales y dos de cortina entre la primera y la segunda fila que protegen al conductor y los pasajeros), está disponible el airbag para las rodillas para proteger al conductor en caso de colisión frontal.

El sistema de frenado de emergencia AEB incluye el sistema de aviso de colisión frontal, un avanzado dispositivo de seguridad activa que alerta a los conductores ante situaciones de emergencia y frena el coche de manera autónoma en caso necesario. Utilizando sensores de radar y cámara, el AEB actúa en tres fases. Primero, alerta al conductor visual y acústicamente, controla el freno de acuerdo con la fase de peligro de colisión y aplica la fuerza de frenado máxima justo antes del momento de la colisión. Cuando se detecta un vehículo o un peatón delante del vehículo se activa el sistema, que para el coche automáticamente.

También por primera vez en un vehículo de Hyundai se incorpora el sistema de detección de fatiga, una prestación de protección del conductor que ayuda a supervisar los patrones de conducción para detectar síntomas de imprudencia o cansancio y evitar posibles accidentes. El sistema analiza diversas señales del vehículo: ángulo de dirección, posición del vehículo en el carril y tiempo de conducción. Si se detectan detecta patrones de conducción distraída, se alerta al conductor con un sonido y un mensaje en el panel de instrumentos.