Ideal

El aceite de girasol y otros 'trucos' para no suspender la ITV por los gases

Un vehículo pasa la revisión de la ITV.
Un vehículo pasa la revisión de la ITV. / J. UTRERA
  • Un 10,4% de los defectos graves que motivaron que en 2014 un vehículo no superase esta inspección en Andalucía tuvo que ver con las emisiones contaminantes

3.249.651 vehículos fueron inspeccionados durante 2014 en las estaciones de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) autorizadas por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo que operan en Andalucía y que son gestionadas por la empresa pública VEIASA.

De todos ellos, 748.139 fueron rechazados, lo que quiere decir que el 23,02% de los vehículos inspeccionados no lograron superar la ITV a la primera. Se detectaron 1.520.795 defectos graves, que tuvieron que ser reparados para superar la inspección, y 2.448.510 defectos leves, que no implican el suspenso y sólo quedan como 'avisos' de las cosas a mejorar en el vehículo.

¿Cuál es el principal motivo para no pasar la ITV? Al menos en el 2014, el apartado donde se detectaron más defectos graves fue el de alumbrado y señalización con el 24,1%, seguido de los ejes, ruedas, neumáticos y suspensión, con un 22,1%; los frenos, con un 14,5% y las emisiones contaminantes, con un 10,4%.

Eso quiere decir que tan solo uno de los cada diez vehículos que no superan la ITV tiene un problema con los gases que emiten. Pero, si bien los otros defectos graves que se detecten pueden tener una solución relativamente sencilla aunque no necesariamente barata (desde un simple cambio de bombillas a algo más costoso como un reemplazo de neumáticos o la reparación de unos frenos...), en el caso de las emisiones contaminantes el problema quizá no se arregla simplemente con un cambio en el filtro del aire del vehículo.

De hecho, el primer 'truco' que les recomendará cualquier mecánico de un taller o conductor con algo de experiencia es el de 'calentar' bien el coche antes de pasar la prueba. Es decir, circular durante una distancia que se suele fijar entre 20 y 40 kilómetros con el motor a bastantes revoluciones, por encima de las 3.000 rpm, para eliminar la 'carbonilla', que es como se llama a las partículas de carbón que quedan adheridas en las paredes de los conductos de escape y que son las que pueden provocar el suspenso en la ITV. En teoría, los 'acelerones' al vehículo limpiarían de humo el vehículo por dentro y favorecerían que la prueba se pase, aunque no deja de ser bastante irónico que para superar un test medioambiental haya que llenar de humo negro el camino hasta la estación de la ITV correspondiente.

Si esto no les vale, el segundo 'truco' que se suele recomendar es el de comprar líquidos que incluso se publicitan como que 'facilitan pasar el control de gases de la ITV'. Se mueven en un precio de en torno a 10 euros y se administran en el momento de repostar el gasoil del vehículo.

Y si siguen suspendiendo la ITV por los gases, empezarán a buscar desesperadamente por foros de Internet en busca de un milagro. Quizá el más curioso sea el del aceite de girasol, que sería el tercer 'truco'. En diversas páginas se puede leer que echar un litro de este líquido cuando queda medio depósito de gasoil les puede ayudar a superar este 'trance'. De hecho, no falta el humor en estos foros cuando alguno que dice haber utilizado el aceite de girasol menciona el olor a churrería que queda en la estación de la ITV tras pasar la prueba de gases...

¿Mi consejo? No hagan demasiado caso a los foros de Internet y vayan a los talleres de vehículos. Nadie les ayudará como los mecánicos reales, no los virtuales.