Los últimos exámenes de septiembre en la UGR

FERMÍN RODRÍGUEZ

Los mandatarios universitarios han mantenido que septiembre es un fracaso y “no se supera el 3% de aprobados” | Comienza un nuevo calendario que marcará otra etapa en las escuelas y facultades granadinas

ANDREA G. PARRA

Los exámenes de recuperación tras las vacaciones estivales pasan a la historia en la Universidad de Granada (UGR). El día 12 de septiembre de 2017 se celebraron las últimas pruebas de recuperación. Cambia el calendario académico en el curso 2017-2018 y las convocatorias extraordinarias se celebrarán en febrero o julio según el modelo que haya elegido cada facultad o escuela.

La Universidad granadina, tras un amplio e intenso debate, aprobó el cambio de calendario la primavera pasada. Las recuperaciones se harán en julio o febrero. Todo el mundo se irá con el curso finalizado y de vacaciones en julio. La rectora Pilar Aranda, que llevaba en su programa de gobierno este asunto del calendario académico, ha destacado en reiteradas ocasiones el paso que supone este cambio. En alguna ocasión ha subrayado que la convocatoria de septiembre es un “fracaso”. Anotó, en marzo, que la estadística de aprobados, hasta ahora, no llega al 3%.

Los autores de la Democracia, los artículos 153 y el 172 del Código Penal… fueron algunas de las últimas preguntas de septiembre en Derecho. En Ciencias, Psicología, Ciencias de la Educación, Arquitectura, Edificación, Traducción e Interpretación, Informática así como en el resto de facultades y escuelas granadinas se hicieron este martes las últimas preguntas de la convocatoria extraordinaria de septiembre en la UGR, por el momento (en referencia en que dentro de unos años haya nuevos procedimientos).

La Universidad va a ganar convergencia con la mayoría de universidades del ámbito nacional e internacional

En muchos de los centros se vivió con normalidad este cambio tan importante que marcará el desarrollo de la docencia en la Universidad granadina. “Con total naturalidad. Creo que había conciencia entre profesores y estudiantes de que los exámenes extraordinarios no podían continuar en la modalidad actual y hacía falta un cambio que hiciera que los resultados mejorasen en muchos aspectos”, destacaba Joaquín Fernández Valdivia, director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones. “El cambio era inevitable porque la inmensa mayoría de universidades ya lo había hecho y porque se beneficia la movilidad, los resultados académicos y la organización administrativa”, añadió.

Se da carpetazo a un modelo y comienza una nueva etapa en la Universidad granadina. Los alumnos deberán amoldarse a un nuevo almanaque de exámenes, los profesores podrán resolver las dudas que tengan los alumnos y acompasar los tiempos en la entrega de actas y la ciudad también se verá repercutida en cuestiones relacionadas con el gasto, por ejemplo, alquileres de pisos. Los buenos estudiantes podrán terminar a primeros de junio. Tendrán tres meses de vacaciones. Las clases comenzarán a mediados de septiembre.

En algunas ciudades españolas este sistema lleva años desarrollándose y los resultados académicos de los alumnos han mejorado. La Universidad granadina deberá examinarse a ella misma los próximos años para ver se aprueba con nota con esta medida también. De momento todo está en marcha para parecerse a esos centros en su éxito académico.

Fotos

Vídeos