La UGR trata 40 casos informales de acoso y uno que llega a la vía penal

Presentación del protocolo contra el acoso de la UGR.
Presentación del protocolo contra el acoso de la UGR. / IDEAL

La institución potenciará este curso el carácter preventivo de esta herramienta, que difundirá como un cómic

EFEGRANADA

La Universidad de Granada, que presentó en enero su Protocolo para la Prevención y Respuesta ante el Acoso, ha gestionado cerca de medio centenar de casos informales y uno que ha llegado a la vía penal, y potenciará este curso el carácter preventivo de esta herramienta, que difundirá como un cómic.

El protocolo de la Universidad, que incluye una Oficina de Prevención y Respuesta para informar y proteger a las víctimas con el objetivo de separar al acosador, mantendrá este curso como uno de sus objetivos ahondar en la prevención para romper con la invisibilidad y la normalidad que rodea en un alto porcentaje de las ocasiones a situaciones de acoso.

El director del Secretariado de Igualdad y experto en violencia, Miguel Lorente, ha explicado a Efe que estos meses de funcionamiento del protocolo han logrado incrementar la respuesta a casos de acoso "informales", los que se afrontan en el momento inicial del problema y antes de que una investigación permita su posible derivación a la vía penal.

Estos casos "informales", más de cuarenta, analizados por la Universidad de Granada, se centran en combatir conductas inapropiadas en su fase inicial, comportamientos que aún no representan un caso de acoso o previos a un procedimiento administrativo o a una denuncia judicial.

El protocolo frente al acoso de esta administración académica actúa sin cuestionar el comportamiento denunciado y comienza comunicando a la persona denunciada las quejas sobre su actitud.

En casos de acoso grave, uno registrado hasta el momento, el protocolo de la Universidad deriva los procedimientos a la Inspección para posibles sanciones o a la Fiscalía, para iniciar así la vía penal.

El coordinador del protocolo de la Universidad de Granada ha destacado el carácter preventivo de esta herramienta, encaminada a que todo el colectivo universitario, incluidos profesores, alumnos o administrativos, reconozca conductas que pueden derivar en acoso laboral, sexual o por cuestiones de religión, sexo o raza.

"La sensación de culpabilidad o de responsabilidad de las víctimas hace que el 98% de los acosos no llegue a la vía formal, a la denuncia, pero este protocolo atiende y defiende a las víctimas, que reciben ayuda psicológica", ha explicado Lorente, que ha dicho que además logra que los acosadores sepan que sus acciones tienen consecuencias.

Con el inicio del curso, el protocolo se adaptará a un formato en cómic para hacerlo más divulgativo y se presentará en todos los centros de la Universidad de Granada para ayudar a reconocer conductas inapropiadas y delictivas.

La vicerrectora de Responsabilidad Social de la Universidad, Teresa Ortega, ha explicado a Efe que el protocolo ha permitido conocer conductas hasta ahora silenciadas y ha destacado su carácter preventivo, que ha captado en interés de otras universidad del país por exportar este modelo pionero a sus centros.

Fotos

Vídeos