La facultad de Derecho recuperará espacios con el inminente fin de las obras

Vista general del patio principal del edificio, ayer. / ALFREDO AGUILAR

La UGR tuvo que intervenir en el curso 2013-2014 en las cubiertas del histórico edificio y desde entonces ha habido andamios en el centro

ANDREA G. PARRAGRANADA

La facultad de Derecho de la Universidad de Granada (UGR) empieza a retirar andamios. Toda una promoción de estudiantes del grado de Derecho ha cursado su carrera conviviendo con las obras en un edificio histórico, referente de la institución universitaria granadina y de la ciudad. La intervención en las cubiertas del edificio San Pablo fue de una semana para otra por unos importantes problemas y desprendimientos allá por el curso 2014-2013. Desde entonces, los albañiles -en dos fases y con un año de parón entre una y otra- han reparado todos los tejados.

La actividad se ha mantenido durante todos estos años en la facultad. Ha habido clases y también diferentes actos, aunque se mermaron porque el paraninfo, un espacio emblemático, ha estado cerrado más de un año y medio. Esta sala es un referente para los actos institucionales de la Universidad y para algunas asociaciones de la capital que organizan allí cursos y conferencias. El 29 de enero, día del patrón de Derecho, se celebrará el evento en el paraninfo, según explica el decano, el profesor Miguel Olmedo.

«Espero que en marzo o abril se entregue la obra», sostiene el decano, que es prudente en cuanto a tiempos se refiere. Sí subraya que se están recuperando espacios y, en cuanto a plazos, después de Semana Santa cree que ya no habrá andamios. El tema de las grúas, se han utilizado dos, avisa de que se tardará un poco más porque son difíciles de mover. Se pusieron, por ejemplo, suelos de cemento para que no se estropeara el que hay y plataformas de dos mil kilos para que no se movieran. Por eso, será más complicado desmontar esas dos grúas.

Cuando se entregue la obra y se recuperen todos los espacios -algunos antes no estaban disponibles por la singularidad del edificio- volverán los profesores de los diferentes departamentos que en la actualidad se 'exilian' en la antigua Facultad de Medicina, en el Espacio V Centenario. Estos profesores primero trabajaron en la sede del Instituto de Matemáticas y después se mudaron a la avenida de Madrid, aunque pronto volverán a la plaza de la Universidad.

Casi siete millones

El presupuesto de esta obra, que ha durado más de cuatro años, ha estado próximo a los siete millones de euros. La Universidad granadina ha hecho frente a esta cantidad con recursos propios. La institución ha hecho un importante esfuerzo para mantener un edificio histórico, que hace años fue incluso sede del Rectorado. Hay que reseñar que, por ejemplo, la biblioteca en la calle Duquesa, que da cobijo a los estudiantes de Derecho principalmente, en la antigua sede de la Delegación de Educación, contó con un presupuesto de cinco millones de euros. El dinero que se ha necesitado para que un edificio histórico ha sido muy importante. La Universidad granadina gasta millones para mantener y rehabilitar las 'joyas arquitectónicas' que tiene.

En la última fase de la facultad de Derecho, se han rehabilitado las cubiertas del edificio, como continuación de la actuación de emergencia que se inició hace años. La intervención ha consistido fundamentalmente en el refuerzo de la estructura de madera, estabilizar los falsos techos en peligro de descuelgue y, en definitiva, paliar aquellas áreas o elementos afectados gravemente en su capacidad portante.

En la primera intervención, donde hubo que actuar de emergencia y cerrar la biblioteca de una semana para otra, se rehabilitaron las cubiertas correspondientes a las zonas de la sala de vistas, biblioteca, y ámbitos departamentales en el entorno de los patios Javier de Burgos y Eduardo Hinojosa, con reconstrucción de la cubierta hasta la confluencia de las calles Riaño con Cobertizo de la Botica.

Fue precisamente durante esa primera intervención cuando se produjo el incendio que afectó a la biblioteca. Fue un suceso en el que, según informó la UGR no se perdió documentación importante, pero supuso un gran impacto en la facultad, en la Universidad en general y en la ciudad.

Tras el arreglo con las que se han rehabilitado todas las cubiertas la facultad de Derecho «ha mejorado», subraya el decano al tiempo que hace referencia a que durante todo este tiempo se ha mantenido la actividad académica y administrativa.

Fotos

Vídeos