Un equipo internacional de científicos desvela el misterio del origen del oro

1.Los doctores Manuel Schilling (Universidad Austral de Chile) y José María González Jiménez (Universidad de Granada), dos de los autores de este trabajo, durante la campaña de muestreo en el campo volcánico patagónico objeto del estudio publicado./UGR
1.Los doctores Manuel Schilling (Universidad Austral de Chile) y José María González Jiménez (Universidad de Granada), dos de los autores de este trabajo, durante la campaña de muestreo en el campo volcánico patagónico objeto del estudio publicado. / UGR

La Universidad de Granada participa en el hallazgo del primer registro de oro encontrado bajo Sudamérica, en la Patagonia argentina, a 70 kilómetros de profundidad

EFEGRANADA

Un equipo internacional de científicos de diferentes universidades ha desvelado que el oro tiene su origen en el manto de la Tierra, un trabajo en el que ha participado la Universidad de Granada y que ha hallado en la Patagonia argentina el primer registro de este mineral a setenta kilómetros de profundidad.

Científicos de diferentes universidades de Chile, Argentina, Australia y Francia, entre ellos el investigador Ramón y Cajal del departamento de Mineralogía y Petrología de la Universidad de Granada, José María González Jiménez, han concluido que el oro viajó a la superficie de la Tierra procedente de las profundidades del planeta y gracias a las erupciones volcánicas.

El trabajo, que acaba de publicar la revista Nature Communications, ha estudiado el juego de movimientos internos de la Tierra, que ha favorecido el ascenso y la concentración del precioso metal.

Esta investigación ha arrojado nuevos datos sobre el origen del oro, uno de los enigmas que más ha intrigado a la humanidad y que a día de hoy aún no tiene una explicación que convenza a la comunidad científica.

Los investigadores han hallado evidencias de este proceso en la Patagonia Argentina, lo que supone, además, el primer registro de oro hallado bajo el continente, a 70 kilómetros de profundidad.

El científico de la Universidad de Granada ha recordado que el interior de la Tierra se divide en tres grandes capas, corteza, manto y núcleo, y que en la primera se concentran los minerales que se extraen y sustentan la economía.

"La búsqueda de oro ha motivado migraciones, expediciones e incluso guerras, pero su origen supone una de las preguntas principales en el campo de la génesis de los depósitos minerales", ha apuntado González Jiménez.

El manto es la capa del planeta que separa al núcleo de la corteza a una profundidad que va desde los 17 kilómetros bajo los océanos y desde los 70 kilómetros bajo los continentes, una distancia inaccesible, aunque el manto puede elevarse gracias a erupciones volcánicas que arrastran fragmentos a la superficie.

El equipo internacional ha analizado estos fragmentos, en los que han encontrado pequeñas partículas de oro nativo del grosor de un cabello y cuyo origen es el manto profundo.

El estudio se ha centrado en la zona del "Macizo del Deseado", ubicado en la Patagonia argentina, una de las mayores regiones auríferas que se conocen en el planeta y cuyas minas de oro están aun en explotación.

Esta zona de la corteza tiene una muy alta concentración de oro que ha permitido descifrar por qué los depósitos minerales están restringidos a ciertas zonas específicas del planeta.

"Esta historia se remonta a hace aproximadamente 200 millones de años, cuando Sudamérica y África formaban un solo continente", ha explicado González Jiménez, que ha añadido que su separación generó una verdadera fábrica química que enriqueció de metales el manto y generó las condiciones para, con un nuevo movimiento, se generaran yacimientos de oro.

Fotos

Vídeos