Desvelan el papel de las bacterias en la evolución de la vida en los océanos

Biopelícula producida por una de las cepas bacterianas utilizadas en este trabajo experimental./UGR
Biopelícula producida por una de las cepas bacterianas utilizadas en este trabajo experimental. / UGR

La barita, un mineral del elemento químico bario, se ha convertido en un indicador directo y fiable de la productividad oceánica, del clima y, en general, de la evolución de la vida en los océanos

EFEGRANADA

Una investigación de la Universidad de Granada y el CSIC ha desvelado el papel que desempeñan las bacterias en la precipitación oceánica del bario, un indicador de la productividad biológica marina, del clima y de la evolución de la vida en los océanos.

La barita es un mineral del elemento químico bario que se ha convertido en un indicador directo y fiable de la productividad oceánica, del clima y, en general, de la evolución de la vida en los océanos, pese a lo que se conoce muy poco de él y se ignora cómo precipita en aguas oceánicas.

Ahora, un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y cuyos resultados publica la revista Nature Communications ha demostrado que las bacterias pueden desempeñar un papel esencial en la precipitación de este mineral.

«Experimentos realizados con diversas especies de bacterias marinas ponen de manifiesto cómo se produce la precipitación de este mineral en biopelículas bacterianas a partir de la acumulación de bario en células bacterianas», han explicado Francisca Martínez Ruiz, investigadora del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, y María Teresa González Muñoz, profesora emérita del departamento de Microbiología de la Universidad de Granada, ambas autoras de este trabajo.

Estos resultados apoyarían la hipótesis de que durante periodos de alta productividad, la abundancia de materia orgánica sujeta a degradación bacteriana, entre otros factores, provoca la acumulación de bario.

El estudio de baritas procedentes de la columna de agua oceánica de zonas de alta productividad también confirma la existencia de un precursor amorfo rico en fosfato.

«Todo ello abre un campo de investigación del máximo interés sobre la precipitación microbiana en medios oceánicos y el papel que las sustancias exopoliméricas tienen en la precipitación mineral y en la absorción de diversos metales, lo que jugaría un papel de máxima relevancia en buena parte de los ciclos biogeoquímicos«, han concluido las investigadoras.

El proyecto cuenta con financiación de fondos Feder, de la Junta y de la Universidad de Granada.

Fotos

Vídeos